1 CRÓNICAS

GENEALOGÍAS

 

De Adán a Abrahán

(Gn 5; 10; 25,1-4.12-15)

1 1Adán, Set, Enós, 2Quenán, Mahlalel, Yéred, 3Henoc, Matusalén, Lamec, 4Noé, Sem, Cam y Jafet.

5Descendientes de Jafet: Gómer, Magog, Maday, Yaván, Tubal, Mésec y Tirás.

6Descendientes de Gómer: Asquenaz, Rifat y Togarma.

7Descendientes de Yaván: alasios, tartaseos, queteos y rodenses.

8Descendientes de Cam: Cus, Egipto, Put y Canaán.

9Descendientes de Cus: Sebá, Javilá, Sabtá, Ramá y Sabtecá.

Descendientes de Ramá: Sebá y Dedán. 10Cus engendró a Nemrod, el primer soldado del mundo.

11Egipto engendró a los lidios, anamitas, lehabitas, naftujitas, 12patrositas, caslujitas y cretenses, de los cuales proceden los filisteos.

13Canaán engendró a Sidón, su primogénito, y a Het, 14y también a los jebuseos, amorreos, guirgaseos, 15heveos, arquitas, sinitas, 16arvadeos, semareos y jamateos.

17Descendientes de Sem: Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram. Descendientes de Aram: Us, Jul, Guéter y Mésec. 18Arfaxad engendró a Sélaj y éste a Héber. 19Héber engendró dos hijos: uno se llamaba Péleg, porque en su tiempo se dividió la tierra; su hermano se llamaba Yoctán. 20Yoctán engendró a Almodad, Sélef, Jasarmaut, Yéraj, 21Hadorán, Uzal, Diclá, 22Ebal, Abimael, Sebá, 23Ofir, Javilá y Yobab: todos descendientes de Yoctán.

24Sem, Arfaxad, Sélaj, 25Héber, Péleg, Reú, 26Sarug, Najor, Téraj, 27Abrán, o sea, Abrahán.

 

De Abrahán a Israel

(Gn 36)

28Descendientes de Abrahán: Isaac e Ismael; 29sus descendientes: Nebayot, primogénito de Ismael, Quedar, Adbeel, Mibsán, 30Mismá, Dumá, Masá, Jadad, Temá, 31Yetur, Nafís y Quedma. Éstos son los hijos de Ismael.

32Quetura, concubina de Abrahán, dio a luz a Zimrán, Yoxán, Medán, Madián, Yisbac y Suj. Descendientes de Yoxán: Sebá y Dedán. 33Hijos de Madián: Efá, Efer, Henoc, Abidá y Eldaá. Todos descendientes de Quetura.

34Abrahán engendró a Isaac. Hijos de Isaac: Esaú e Israel.

35Hijos de Esaú: Elifaz, Regüel, Yeús, Yalán y Córaj. 36Hijos de Elifaz: Temán, Omar, Sefó, Gatán, Quenaz, Timná y Amalec. 37Hijos de Regüel: Nájat, Zéraj, Samá y Mizá. 38Hijos de Seír: Lotán, Sobal, Sibeón, Aná, Disón, Eser y Disán. 39Hijos de Lotán: Horí y Homán; hermana de Lotán: Timná. 40Hijos de Sobal: Albán, Manájat, Ebal, Sefí y Onán. Hijos de Sibeón: Ayá y Aná. 41Hijo de Aná: Disón. Hijos de Disón: Jamrán, Esbán, Yitrán y Querán. 42Hijos de Eser: Bilhán, Zaván y Acán. Hijos de Disán: Us y Aram.

43Reyes que reinaron en el país de Edom antes de que los israelitas tuvieran rey: Bela, hijo de Beor; su ciudad se llamaba Dinhaba. 44Murió Bela y le sucedió en el trono Yobab, hijo de Zéraj, natural de Bosra. 45Murió Yobab y le sucedió en el trono Jusán, natural de Temán. 46Murió Jusán y le sucedió en el trono Hadad, hijo de Badad, el que derrotó a Madián en el campo de Moab; su ciudad se llamaba Avit. 47Murió Hadad y le sucedió en el trono Samlá, natural de Masreca. 48Murió Samlá y le sucedió en el trono Saúl, natural de Rejobot Hannajar. 49Murió Saúl y le sucedió en el trono Baal-Janán, hijo de Acbor. 50Murió Baal-Janán y le sucedió en el trono Hadar; su ciudad se llamaba Pau y su mujer Mehetabel, hija de Matred, hijo de Mezahab. 51A la muerte de Hadar hubo caudillos en Edom: Timná, Alvá, Yetet, 52Ohlibamá, Elá, Finón, 53Quenazí, Temán, Mibsar, 54Magdiel e Irán. Hasta aquí los caudillos de Edom.

 

2 1Hijos de Israel: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, 2Dan, José, Benjamín, Neftalí, Gad y Aser.

 

La tribu de Judá y la casa de David

 

Hijos de Judá I

3Hijos de Judá: Er, Onán y Selá; los tres le nacieron de una cananea llamada Súa. Er, el primogénito de Judá, no agradaba al Señor, y el Señor lo hizo morir. 4Tamar, su nuera, tuvo de él dos hijos: Fares y Zéraj. En total, los hijos de Judá fueron cinco.

5Hijos de Fares: Jesrón y Jamul.

6Hijos de Zéraj: Zimrí, Etán, Hemán, Calcol y Dardá; cinco en total.

7Hijo de Carmí: Acar, que trajo la desgracia sobre Israel, al tomar lo que Dios había ordenado que se destruyera por completo.

8Hijo de Etán: Azarías.

9Hijos que le nacieron a Jesrón: Yerajmeel, Ram y Qelubay. 10Ram engendró a Aminadab. Aminadab engendró a Najsón, príncipe de los judíos. 11Najsón engendró a Salmá. Salmá engendró a Booz. 12Booz engendró a Obed. Obed engendró a Jesé. 13Jesé engendró a Eliab, su primogénito; a Abinadab, el segundo; a Simeá, el tercero; 14a Netanel, el cuarto; a Raday, el quinto; 15a Osen, el sexto, y a David, el séptimo. 16Sus hermanas fueron Seruyá y Abigaíl.

Hijos de Seruyá: Abisay, Joab y Asael, tres. 17Abigaíl dio a luz a Amasá. El padre de Amasá fue Yéter, el ismaelita.

18Caleb, hijo de Jesrón, tuvo hijos de Azubá, su mujer, y de Yeriot. Los hijos que tuvo de Azubá fueron: Yéser, Sobab y Ardón. 19Cuando murió Azubá, Caleb se casó con Efrata, que le dio a Jur. 20Jur engendró a Urí, y éste a Besalel.

21Cuando Jesrón tenía sesenta años se unió a la hija de Maquir, padre de Galaad, y ella le dio a luz a Segub. 22Segub engendró a Yaír, que tuvo veintitrés ciudades en la tierra de Galaad. 23Los guesureos y los sirios les arrebataron los pueblos de Yaír y Quenat y sus campamentos, hasta un total de sesenta ciudades. Todos éstos eran hijos de Maquir, padre de Galaad. 24Después de la muerte de Jesrón, Caleb se unió a Efrata, que le dio a Asjur, fundador de Tecua.

25Los hijos de Yerajmeel, primogénito de Jesrón, fueron: Ram, el primogénito; Buná, Oren y Osen, sus hermanos. 26Yerajmeel tuvo otra mujer, llamada Atará, que fue madre de Onán. 27Los hijos de Ram, primogénito de Yerajmeel, fueron: Maas, Yamín y Equer. 28Los hijos de Onán fueron: Samay y Yadá. Hijos de Samay: Nadab y Abisur. 29La mujer de Abisur se llamaba Abijaíl; le dio a Ajbán y Molid. 30Hijos de Nadab: Séled y Apaym. Séled murió sin hijos. 31Hijo de Apaym: Yiseí. Hijo de Yiseí: Sesán. Hijo de Sesán: Ajlay. 32Hijos de Yadá, hermano de Samay: Yéter y Jonatán. Yéter murió sin hijos. 33Hijos de Jonatán: Pélet y Zazá. Éstos son los descendientes de Yerajmeel.

34Sesán no tuvo hijos, pero sí hijas. Sesán tenía un esclavo egipcio llamado Yarjá, 35y le dio a una de sus hijas por mujer; ésta dio a luz a Atay. 36Atay engendró a Natán; Natán engendró a Zabad; 37Zabad engendró a Eflal; Eflal engendró a Obed; 38Obed engendró a Jehú; Jehú engendró a Azarías; 39Azarías engendró a Jales; Jales engendró a Eleasá; 40Eleasá engendró a Sismay; Sismay engendró a Salún; 41Salún engendró a Yecamías; Yecamías engendró a Elisamá.

42Hijos de Caleb, hermano de Yerajmeel: Mesá, el primogénito, que fue padre de Zif, y Maresá, padre de Hebrón. 43Hijos de Hebrón: Córaj, Tapuj, Requen y Sama. 44Sama engendró a Rajan, padre de Yorqueán. Requen engendró a Samay. 45Hijo de Samay: Maón, fundador de Bet-Sur. 46Efá, concubina de Caleb, dio a luz a Jarán, Mosá y Gazez. Jarán engendró a Gazez. 47Hijos de Yohday: Reguen, Yotán, Guesán, Pélet, Efá y Sáaf. 48Maacá, concubina de Caleb, dio a luz a Séber y Tirjaná. 49También parió a Sáaf, fundador de Macmená, y a Sevá, fundador de Macbená y Guibeá. Hija de Caleb fue Acsa.

50Éstos fueron los descendientes de Caleb, descendiente de Jur, primogénito de Efrata: Sobal, fundador de Quiriat Yearim; 51Salmá, fundador de Belén; Jaref, fundador de Bet-Gader.

52Sobal, fundador de Quiriat Yearim, fue padre de Reayas y antepasado de la mitad de los manajteos. 53Clanes de Quiriat Yearim: yetureos, futeos, sumateos y misraítas. De ellos salieron los soraítas y estaulitas. 54Descendientes de Salmá: Belén y los netofateos, Atarot, Bet-Joab, la mitad de los manajteos y los soraítas. 55Clanes de los sofritas que viven en Yabés: los tirateos, simateos y sucateos. Éstos eran los quenitas, descendientes de Jamat, antepasado de los recabitas.

 

Casa de David

3 1Hijos de David que le nacieron en Hebrón: el primogénito, Amnón, de Ajinoán, de Yezrael; el segundo, Daniel, de Abigaíl, de Carmel; 2el tercero, Absalón, de Maacá, hija de Talmay, rey de Guesur; el cuarto, Adonías, hijo de Jaguit; 3el quinto, Sefatías, de Abital; el sexto, Yitreán, de Eglá, su mujer. 4Estos seis le nacieron en Hebrón, donde reinó siete años y seis meses. En Jerusalén reinó treinta y tres años.

5Hijos que le nacieron en Jerusalén: Simeá, Sobab, Natán y Salomón, los cuatro de Betsabé, hija de Amiel. 6Tuvo también otros nueve: Yibjar, Elisamá, Elifélet, 7Nogah, Néfeg, Yafía, 8Elisamá, Elyadá y Elifélet. 9Todos éstos fueron los hijos de David, sin contar los que tuvo de las concubinas. Tamar era hermana de ellos.

10Sucesores de Salomón en línea directa: Roboán, Abías, Asá, Josafat, 11Jorán, Ocozías, Joás, 12Amasías, Azarías, Yotán, 13Acaz, Ezequías, Manasés, 14Amón y Josías. 15Hijos de Josías: primogénito, Juan; segundo, Joaquín; tercero, Sedecías; cuarto, Salún. 16Hijos de Joaquín: Jeconías y Sedecías. 17Hijos de Jeconías: Asir, Sealtiel, 18Malquirán, Fedayas, Senasar, Yecamías, Hosamá y Nedabías. 19Hijos de Fedayas: Zorobabel y Simeí. Hijos de Zorobabel: Mesulán, Ananías y su hermana Selomit. 20Había otros cinco: Jasubá, Ohel, Berequías, Jasadías, Yusab-Jésed. 21Hijos de Ananías: Felatías e Isaías, padre de Refayas, padre de Arnán, padre de Abdías, padre de Secanías. 22Hijo de Secanías: Semayas. Hijos de Semayas: Jatús, Yigal, Barij, Nearías y Safat; en total, seis. 23Hijos de Nearías: Elioenay, Ezequías y Azricán; en total, tres. 24Hijos de Elioenay: Hodayas, Eliasib, Felayas, Acub, Juan, Pelayas y Ananí; en total, siete.

 

Hijos de Judá II

4 1Hijos de Judá: Fares, Jesrón, Carmí, Jur y Sobal. 2Reayas, hijo de Sobal, engendró a Yájat; Yájat engendró a Ajumay y Láhad. Estos fueron los clanes de los soraítas.

3Hijos de Etán: Yezrael, Yismá y Yidbás, que tenían una hermana llamada Haslelfoni. 4También Penuel, que fundó Guedor, y Ezer, que fundó Jusá.

Hijos de Jur: Efrata, el primogénito, que fundó Belén. 5Asjur, fundador de Tecua, tuvo dos mujeres: Jelá y Naará. 6Naará le dio a Ajuzán, Jéfer, Temní y Ajastarí; éstos fueron los hijos de Naará. 7Hijos de Jelá: Séret, Yesójar y Etnán.

8Cos fue el padre de Anub, de Sobebá y de los clanes de Ajarjel, hijo de Harún. 9Yabés fue más importante que sus hermanos; su madre le puso este nombre porque decía: Lo he dado a luz con dolores. 10Yabés hizo esta petición al Dios de Israel: Bendíceme, ensancha mi territorio y ayúdame. Presérvame del mal para que no padezca. Dios le concedió lo que había pedido.

11Quelub, hermano de Sujá, engendró a Mejir, que fue padre de Estón. 12Estón engendró a Bet-Rafá, Pasej y Tejiná, fundador de Quiriat Najás. Éstos fueron los hombres de Recá.

13Hijos de Quenaz: Otniel y Serayas. Hijo de Otniel: Jatat.

14Meonotay engendró a Ofrá. Serayas engendró a Joab, fundador de Gue Harasim, porque eran herreros.

15Hijos de Caleb, hijo de Jefoné: Iru, Elá y Naan. Hijo de Elá: Quenaz.

16Hijos de Yehalelel: Zif, Zifá, Tiriá y Asarel.

17Hijos de Esdras: Yéter, Méred, Efer y Yalón. Yéter engendró a Miriam, Samay y Yisbaj, fundador de Estemoa. 18Méred se casó con Bitia, hija del Faraón. Ésta le dio a Yéred, fundador de Guedor; a Jéber, fundador de Socó, y a Yecutiel, fundador de Zanoj. 19Los hijos que tuvo de su otra mujer, Odía, hermana de Najan, fueron: el padre de Queilá, el garmita, y Estemoa, el macateo.

20Hijos de Simón: Amnón, Riná, Ben-Janán y Tilón. Hijos de Yiseí: Zojet y Ben-Zojet.

21Hijos de Selá, hijo de Judá: Er, fundador de Lecá; Laedá, fundador de Maresa; los clanes que trabajan el lino en Bet-Asbé; 22Joaquín, los hombres de Cozebá, Joás y Saraf, que dominaron en Moab; luego volvieron a Belén. –Estos datos son muy antiguos–. 23Eran alfareros; habitaban en Netaim y en Guedera, junto al rey, y trabajaban para él.

 

SIMEÓN Y LAS TRIBUS TRASJORDÁNICAS

 

Descendientes de Simeón

24Hijos de Simeón: Nemuel, Yamín, Yarib, Zéraj y Saúl. Descendientes de Saúl: 25Salún; el hijo de éste, Mibsán, y el de éste, Mismá. 26Descendientes de Mismá: su hijo Jamuel; el de éste, Zacur, y el de éste, Simeí. 27Simeí tuvo dieciséis hijos y seis hijas. Sus hermanos no tuvieron muchos hijos y sus familias no se multiplicaron tanto como las de los hijos de Judá. 28Habitaban en Berseba, Moladá y Jasar Sual, 29Bilhá, Esen, Tolad, 30Betuel, Jormá, Sicelag, 31Bet Marcabot, Jasar Susim, Bet-Birí y Saaraim. Éstas fueron sus ciudades hasta que David subió al trono. 32Sus pueblos eran Etán, Ayin, En Rimmón, Toquen y Asán: cinco. 33Y los pueblos que rodeaban estas ciudades, hasta Baal. 34Éstos son los sitios donde residían.

Registro de sus clanes: Mesobab, Yamlec; Yosá, hijo de Amasías; 35Joel, Jehú, hijo de Yosibías, hijo de Serayas, hijo de Asiel. 36Elioenay, Jacoba, Yesojayas, Asayas, Adiel, Yesimiel, Benayas, 37Zizá, hijo de Sifeí, hijo de Alón, hijo de Yedayas, hijo de Simrí, hijo de Semayas. 38Eran jefes de sus clanes; sus familias fueron muy numerosas.

39Buscando pastos para sus ganados, llegaron a las inmediaciones de Guedor, hasta el oriente del valle. 40Encontraron pastos abundantes y buenos en una región espaciosa, tranquila y apacible; antes la habitaban los camitas. 41Éstos, cuyos nombres hemos consignado anteriormente, vinieron en tiempos de Ezequías de Judá, atacaron sus campamentos y a los meunitas que se encontraban allí y los destruyeron por completo hasta el día de hoy. Ocuparon su puesto, porque allí había pasto para el ganado.

42Quinientos de ellos, de los descendientes de Simeón, se dirigieron a la montaña de Seír mandados por Felatías, Nearías, Refayas y Uziel, hijos de Yiseí. 43Derrotaron a los supervivientes de Amalec y han habitado allí hasta el día de hoy.

 

Descendientes de Rubén

(Gn 46,9; Nm 26,5-9)

5 1Hijos de Rubén, primogénito de Israel. Efectivamente, era el primogénito; pero por haber profanado el lecho paterno, la primogenitura pasó a los hijos de José, hijo de Israel, y no fue registrado como primogénito. 2Es cierto que Judá fue más poderoso que sus hermanos, y jefe de ellos, pero la primogenitura fue de José.

3Hijos de Rubén, primogénito de Israel: Henoc, Falú, Jesrón y Carmí. 4Línea de descendientes de Joel: Semayas, Gog, Semeí, 5Miqueas, Reayas, Baal y 6Beerá; a este último se lo llevó cautivo Tiglat Piléser, rey de Asiria; era príncipe de los rubenitas. 7Sus parientes, familia por familia, tal como están registrados en el árbol genealógico, fueron: el jefe, Yeguiel; Zacarías; 8Bela, hijo de Azaz, hijo de Semá, hijo de Joel, que habitó en Aroer; sus posesiones se extendían hasta Nebo y Baal-Maón, 9y por el este hasta el comienzo del desierto, desde el río Éufrates, porque tenía mucho ganado en la tierra de Galaad. 10En tiempos de Saúl lucharon contra los agarenos, que cayeron en sus manos; habitaron en sus tiendas, en toda la zona oriental de Galaad.

 

Descendientes de Gad

(Nm 26,15-18)

11Enfrente de ellos vivían los hijos de Gad, en el territorio de Basán, hasta Salcá: 12Joel, el jefe; segundo, Safán; luego, Yanay y Safat, en Basán. 13Sus parientes pertenecían a las familias de Miguel, Mesulán, Seba, Yoray, Yacán, Zía y Eber; en total, siete. 14Éstos eran los hijos de Abijail, hijo de Jurí, hijo de Yaroj, hijo de Galaad, hijo de Miguel, hijo de Yesisay, hijo de Yajdó, hijo de Buz; 15Ají, hijo de Abdiel, hijo de Guní, era el jefe de familia. 16Habitaban en Galaad, en Basán, en los pueblos del distrito y en los campos de pastoreo de Sarón, hasta sus confines. 17Su genealogía se registró en tiempos de Yotán de Judá y de Jeroboán de Israel.

18Entre los descendientes de Rubén, de Gad y de la media tribu de Manasés había cuarenta y cuatro mil setecientos sesenta soldados en edad militar, provistos de escudo y espada, expertos en el manejo del arco y diestros en la guerra. 19Combatieron contra los agarenos y los itureos, contra Nafís y Nodab. 20En medio del combate clamaron a su Dios, y por haber confiado en él, éste escuchó su oración, los ayudó contra ellos y puso en sus manos a los agarenos y a sus aliados. 21Se apoderaron de su ganado: cincuenta mil camellos, doscientas cincuenta mil ovejas, dos mil asnos. También hicieron cien mil prisioneros, 22y hubo otros muchos muertos, porque esta guerra fue cosa de Dios. Se establecieron en su territorio hasta el destierro.

 

Descendientes de Manasés

(Nm 26,29-34)

23Media tribu de Manasés habitaba la región desde Basán hasta Baal– Hermón, Sanir y el monte Hermón. Eran también numerosos en el Líbano. 24Sus jefes de familia fueron: Efer, Yiseí, Eliel, Azriel, Jeremías, Hodavías y Yajdiel, hombres valientes, famosos, jefes de sus familias. 25Pero pecaron contra el Dios de sus padres, dando culto a los dioses de los moradores del país que Dios había destruido ante ellos. 26Entonces el Dios de Israel incitó contra ellos a Pul, rey de Asiria, es decir, Tiglat Piléser de Asiria, y éste desterró a los rubenitas, los gaditas y la media tribu de Manasés, conduciéndolos a Jalaj, Jabor, Hará y al río Gozán, donde viven actualmente.

 

Descendientes de Leví

(Nm 3,17-20; 26,57-60)

27Hijos de Leví: Guersón, Quehat y Merarí. 28Hijos de Quehat: Amrán, Yishar, Hebrón y Uziel. 29Hijos de Amrán: Aarón, Moisés y María. Hijos de Aarón: Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar. 30Eleazar engendró a Fineés; Fineés engendró a Abisúa; 31Abisúa engendró a Buquí; Buquí engendró a Uzí; 32Uzí engendró a Zerajías; Zerajías engendró a Merayot; 33Merayot engendró a Amarías; Amarías engendró a Ajitub; 34Ajitub engendró a Sadoc; Sadoc engendró a Ajimás; 35Ajimás engendró a Azarías; Azarías engendró a Juan; 36Juan engendró a Azarías, que ejerció el sacerdocio en el templo construido por Salomón en Jerusalén; 37Azarías engendró a Amarías; Amarías engendró a Ajitub; 38Ajitub engendró a Sadoc; Sadoc engendró a Salún; 39Salún engendró a Jelcías; Jelcías engendró a Azarías; 40Azarías engendró a Serayas; Serayas engendró a Yosadac, 41y Yosadac fue al cautiverio cuando el Señor desterró a Judá y a Jerusalén por medio de Nabucodonosor.

 

6 1Hijos de Leví: Guersón, Quehat y Merarí. 2Nombres de los guersonitas: Libní y Semeí; 3de los quehatitas: Amrán, Yishar, Hebrón y Uziel; 4de los meraritas: Majlí y Musí. Éstos son los clanes levitas por familias.

5Línea de descendientes de Guersón: Libní, Yájat, Zimá, 6Yoaj, Idó, Zéraj, Yeatray. 7Línea de descendientes de Quehat: Aminadab, Córaj, Asir, 8Elcaná, Abiasaf, Asir, 9Tájat, Uriel, Uzías, Saúl. 10Hijos de Elcaná: Amasay y Ajimot, 11padre de Elcaná, padre de Sofay, padre de Nájat, 12padre de Eliab, padre de Yeroján, padre de Elcaná, padre de Samuel; 13hijos de Samuel: Joel, el primogénito, y Abías, el segundo. 14Línea de descendientes de Merarí: Majlí, Libní, Semeí, Uzá. 15Simeá, Jaguías, Asayas.

16Maestros del coro nombrados por David para el templo del Señor cuando se colocó allí el arca. 17Su oficio consistía en cantar delante del tabernáculo de la tienda del encuentro, hasta que Salomón edificó al Señor el templo de Jerusalén y realizaron en él su ministerio según las normas prescritas.

18Los que ejercían este ministerio y sus hijos son los siguientes: de los quehatitas, Hemán, cantor, hijo de Joel, de Samuel, 19de Elcaná, de Yeroján, de Eliel, de Toj, 20de Suf, de Elcaná, de Májat, de Amasay, 21de Elcaná, de Joel, de Azarías, de Sofonías, 22de Tájat, de Asir, de Abiasaf, de Córaj, 23de Yishar, de Quehat, de Leví, de Israel. 24Su colega Asaf estaba a su derecha; Asaf era hijo de Baraquías, de Simeá, 25de Miguel, de Baseyas, de Malquías, 26de Etní, de Zéraj, de Adaya, 27de Etán, de Zimá, de Semeí, 28de Yájat, de Guersón, de Leví. 29A su izquierda estaban sus parientes meraritas: Etán, hijo de Cusí, de Abdí, de Maluc, 30de Jasabías, de Amasías, de Jelcías, 31de Amasí, de Baní, de Sémer, 32de Majlí, de Musí, de Merarí, de Leví.

33Sus hermanos levitas fueron asignados a todos los servicios del tabernáculo del templo. 34Aarón y sus hijos ofrecían los sacrificios en el altar de los holocaustos y el incienso en el altar de los perfumes, se encargaban de todo lo concerniente a las cosas santísimas y de hacer la expiación por Israel, como había mandado Moisés, siervo de Dios.

35Línea de descendientes de Aarón: Eleazar, Fineés, Abisúa, 36Buquí, Uzí, Zerajías, 37Merayot, Amarías, Ajitub, 38Sadoc, Ajimás.

 

Ciudades levíticas

(Jos 21)

39Lugares de residencia de los descendientes de Aarón, según los límites de sus campamentos: a los hijos de Aarón, del clan de Quehat –porque a ellos les tocó primero la suerte–, 40les correspondieron Hebrón, en territorio de Judá, con sus campos de pastoreo alrededor; 41pero, el campo de la ciudad y sus poblados se los habían dado en propiedad a Caleb, hijo de Jefoné. 42A los hijos de Aarón con derecho de asilo les asignaron Hebrón, Libná y sus campos de pastoreo, Yatir y Estemó y sus campos de pastoreo, 43Jilez y sus campos de pastoreo, Debir y sus campos de pastoreo, 44Asán y sus campos de pastoreo, Bet Semes y sus campos de pastoreo. 45De la tribu de Benjamín: Guibeá y sus campos de pastoreo, Alémet y sus campos de pastoreo, Anatot y sus campos de pastoreo. Suma total, trece pueblos con sus campos de pastoreo.

46A los demás clanes de quehatitas les tocaron en suerte diez ciudades de la tribu de Efraín, de la tribu de Dan y de una media tribu de Manasés. 47A los clanes guersonitas les tocaron trece ciudades de la tribu de Isacar, de la tribu de Aser, de la tribu de Neftalí y de la tribu de Manasés en Basán. 48A los clanes meraritas les tocaron doce ciudades de la tribu de Rubén, de la tribu de Gad y de la tribu de Zabulón.

49Los hijos de Israel entregaron a los levitas estas ciudades con sus campos de pastoreo. 50Las poblaciones de las tribus de Judá, Simeón y Benjamín indicadas anteriormente por su nombre las entregaron por sorteo.

51A los clanes de Quehat les tocaron en suerte ciudades de la tribu de Efraín. 52Les asignaron, con derecho de asilo, Siquén y sus campos de pastoreo en la serranía de Efraín, Guézer y sus campos de pastoreo, 53Yocmeán y sus campos de pastoreo, Bet-Jorón y sus campos de pastoreo, 54Ayalón y sus campos de pastoreo, Gat Rimmón y sus campos de pastoreo. 55Y de la media tribu de Manasés: Aner y sus campos de pastoreo, Bileán y sus campos de pastoreo los entregaron a los restantes clanes quehatitas.

56A los hijos de Guersón y sus familias se les dio: de la media tribu de Manasés, Golán de Basán y sus campos de pastoreo, Astarot y sus campos de pastoreo. 57De la tribu de Isacar, Quisión y sus campos de pastoreo, Daberat y sus campos de pastoreo, 58Ramot y sus campos de pastoreo, En Ganim y sus campos de pastoreo. 59De la tribu de Aser, Misal y sus campos de pastoreo, Abdón y sus campos de pastoreo, 60Jelcá y sus campos de pastoreo, Rejob y sus campos de pastoreo. 61De la tribu de Neftalí, Cades de Galilea, Jamón y sus campos de pastoreo, Quiriataym y sus campos de pastoreo.

62A los restantes descendientes de Merarí se les dio: de la tribu de Zabulón, Rimmón y sus campos de pastoreo, Tabor y sus campos de pastoreo. 63En Transjordania, frente a Jericó, a oriente del Jordán, de la tribu de Rubén, Béser Bamidbar y sus campos de pastoreo, Yahas y sus campos de pastoreo, 64Quedemot y sus campos de pastoreo, Mepaat y sus campos de pastoreo. 65De la tribu de Gad, Altos de Galaad y sus campos de pastoreo, Majnaym y sus campos de pastoreo, 66Jesbón y sus campos de pastoreo, Yaazer y sus campos de pastoreo.

 

LAS DEMÁS TRIBUS

 

Descendientes de Isacar

(Nm 26,23-25)

7 1Hijos de Isacar: Tolá, Puvá, Yasub y Simrón, cuatro. 2Hijos de Tolá: Uzí, Refayas, Yeriel, Yajmay, Yibsán y Samuel, jefes de familia de Tolá, hombres de armas. En tiempos de David eran veintidós mil seiscientos. 3Hijo de Uzí: Yizrajías. Hijos de Yizrajías: Miguel, Abdías, Joel, Yisías; cinco jefes en total. 4Según su árbol genealógico por familias, contaban con un ejército de treinta y seis mil hombres de guerra, porque tenían muchas mujeres e hijos. 5Sus parientes de todos los clanes de Isacar eran ochenta y siete mil hombres de armas; todos estaban registrados.

 

Descendientes de Benjamín

(Nm 26,38-41)

6Hijos de Benjamín: Bela, Béquer y Yediael, tres. 7Hijos de Bela: Esbón, Uzí, Uziel, Yerimot e Irí, cinco. Eran jefes de familia y hombres de armas. Estaban registrados veintidós mil treinta y cuatro. 8Hijos de Béquer: Zemirá, Joás, Eliezer, Elioenay, Omrí, Yeremot, Abías, Anatot y Alémet; todos ellos eran hijos de Béquer, jefes de familia y hombres de armas, según consta en su árbol genealógico. 9Estaban registrados veinte mil doscientos. 10Hijo de Yediael: Bilhán. Hijos de Bilhán: Yeús, Benjamín, Ehud, Quenaná, Zetán, Tarsis y Ajisájar, 11todos ellos eran descendientes de Yediael, jefes de familia y hombres de armas. Contaban con un ejército de diecisiete mil doscientos hombres. 12Los sufitas y jufitas eran hijos de Irí; los jusitas, de Ajer.

 

Descendientes de Neftalí

(Nm 26,48-50)

13Hijos de Neftalí: Yajsiel, Guní, Yéser y Salún. Éstos eran hijos de Bilhá.

 

Descendientes de la otra mitad de Manasés

(Nm 26,29-33)

14Hijo de Manasés nacido de su concubina, una aramea: Maquir, padre de Galaad. 15Maquir se casó con una mujer llamada Maacá. El segundo hijo se llamaba Selofjad; Selofjad tuvo hijas. 16Maacá, esposa de Maquir, dio a luz un hijo y lo llamó Fares; su hermano se llamaba Seres, y fueron sus hijos Ulán y Requen. 17Hijo de Ulán: Bedán. Éstos son los hijos de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés. 18Su hermana Hamoléquet parió a Ishod, Abiézer y Majlá. 19Hijos de Semidá: Ajián, Siquén, Licjí y Anián.

 

Descendientes de Efraín

(Nm 26,35-37)

20Hijos de Efraín: Sutélaj, padre de Béred, padre de Tájat, padre de Eleadá, padre de Tájat, 21padre de Zabad, padre de Sutélaj; a otros dos hijos, Ezer y Elead, los mataron los nativos de Gat cuando bajaron a recoger su ganado. 22Su padre, Efraín, llevó luto por ellos durante mucho tiempo; sus parientes vinieron a consolarlo. 23Luego se unió a su mujer, que concibió y dio a luz un hijo; lo llamó Beriá, por la desgracia que había afectado a la familia.

24Tenía una hija llamada Será, que construyó Bet-Jorón Alta, Bet-Jorón Baja y Uzenserá. 25Tenía un hijo llamado Réfaj, padre de Résef, padre de Télaj, padre de Tajan, 26padre de Ladán, padre de Amihud, padre de Elisamá, 27padre de Nun, padre de Josué.

28Sus posesiones y lugares de residencia: Betel y sus poblados; a oriente, Naarán; a occidente, Guézer, Siquén y Ayá con sus poblados. 29En poder de Manasés estaban Beisán, Tanac, Meguido y Dor con sus respectivos poblados. En ellas habitaron los descendientes de José, hijo de Israel.

 

Descendientes de Aser

(Nm 26,44-47)

30Hijos de Aser: Yimná, Yisvá, Yisví, Beriá y su hermana Séraj. 31Hijos de Beriá: Jéber y Malquiel, padre de Birzait. 32Jéber engendró a Yaflet, Somer, Yotán y a Suá, hermana de éstos. 33Hijos de Yaflet: Pasac, Bimhal y Asvat. Éstos son los hijos de Yaflet. 34Hijos de Somer: Ají, Rohgá, Yejubá y Aram. 35Hijos de Elen, su hermano: Sofaj, Yimná, Seles y Amal. 36Hijos de Sofaj: Suj, Jarnéfer, Sual, Berí, Yimrá, 37Béser, Hod, Samá, Silsá, Yitrán y Beerá. 38Hijos de Yéter: Jefoné, Fispá y Ará. 39Hijos de Ulá: Araj, Janiel y Risiá. 40Todos estos descendientes de Aser eran jefes de familia, hombres de armas selectos, jefes con mando. Estaban alistados en el ejército. Contaban veintiséis mil hombres.

 

Descendientes de Benjamín

(Nm 26,38-41)

8 1Benjamín engendró a Bela, su primogénito; Asbel, el segundo; Ajraj, el tercero; 2Nojá, el cuarto, y Rafá, el quinto. 3Hijos de Bela: Adar, Guerá, Abiud, 4Abisúa, Naamán, Ajoj, 5Guerá, Sefufán y Jurán. 6Hijos de Ejud, jefes de familia de los que habitaban en Guibeá y luego se trasladaron a Manájat: 7Naamán, Ajías y Guerá, que fue quien los trasladó; éste engendró a Uzá y Ajijud.

8Sajrain tuvo hijos en tierras de Moab, después de haber dejado a sus mujeres Jusín y Bará. 9De otra mujer, Hodes, tuvo a Yobab, Sibiá, Mesá, Malcán, 10Yeús, Saquías y Mirmá. Éstos fueron sus hijos, jefes de familia. 11Jusín le había dado a Abitub y Elpáal. 12Hijos de Elpáal: Eber, Miseán y Sémed, que edificó Onó, Lod y sus poblados.

13Beriá y Sema, cabezas de familia de Ayalón, pusieron en fuga a los habitantes de Gat.

14Ajió, Sasac, Yeremot, 15Zebadías, Arad, Eder, 16Miguel, Yispá y Yojá eran hijos de Beriá. 17Zebadías, Mesulán, Jizquí, Jéber, 18Yismeray, Yizliá y Yobab eran hijos de Elpáal. 19Joaquín, Zicrí, Zabdí, 20Elioenay, Siltay, Eliel, 21Adaya, Barayas y Simrat eran hijos de Semeí. 22Yisfán, Eber, Eliel, 23Abdón, Zicrí, Janán, 24Ananías, Elam, Antotías, 25Yifdías y Faniel eran hijos de Sasac. 26Samseray, Sejarías, Atalías, 27Yaresías, Elías y Zicrí eran hijos de Yeroján.

28En su árbol genealógico aparecen como jefes de familia. Habitaban en Jerusalén.

29Yeguiel, fundador de Gabaón, habitaba en Gabaón. Su mujer se llamaba Maacá. 30Su primogénito era Abdón; después venían Sur, Quis, Baal, Ner, Nadab, 31Guedor, Ajió, Zéquer y Miclot. 32Miclot engendró a Simá. Vivían en Jerusalén, con sus parientes. 33Ner engendró a Quis; Quis a Saúl; Saúl a Jonatán, Malquisúa, Abinadab y Esbaal. 34Hijo de Jonatán fue Meribaal, y éste engendró a Miqueas. 35Hijos de Miqueas: Fitón, Mélec, Tarea y Ajaz. 36Ajaz engendró a Yehoadá; éste engendró a Alémet, Azmaut y Zimrí. Zimrí engendró a Mosá 37y Mosá a Bineá, padre de Rafá, padre de Eleasá, padre de Asel. 38Asel tuvo seis hijos, llamados Azricán, Bocrú, Ismael, Searías, Abdías y Janán. Estos fueron los hijos de Asel. 39Hijos de su hermano Esec: Ulán, el primogénito; Yehús, el segundo; Elifélet, el tercero. 40Los hijos de Ulán eran hombres de armas, arqueros. Tuvieron muchos hijos y nietos, ciento cincuenta.

Todos éstos fueron los descendientes de Benjamín.

 

La comunidad de Jerusalén después del destierro

(Neh 11,3-22)

9 1Cuando fueron deportados a Babilonia por sus infidelidades, todos los israelitas estaban registrados e inscritos en los Anales del Reino de Israel y de Judá. 2Los primeros en ocupar de nuevo sus posesiones y ciudades eran israelitas seglares, sacerdotes, levitas y sirvientes del templo. 3En Jerusalén se establecieron judíos, benjaminitas y hombres de Efraín y Manasés.

4De los descendientes de Judá: Utay, hijo de Amihud, hijo de Omrí, hijo de Imrí, hijo de Baní, descendiente de Fares, hijo de Judá. 5De los silonitas: Asayas, el primogénito, con sus hijos. 6Zerajitas: Yegüel y sus parientes, seiscientos noventa. 7De los descendientes de Benjamín: Salú, hijo de Mesulán, hijo de Hodavías, hijo de Hasenuá; 8Yibnayas, hijo de Yeroján; Elá, hijo de Uzí, hijo de Micrí; Mesulán, hijo de Sefatías, hijo de Regüel, hijo de Yibnías, 9y sus parientes registrados: novecientos cincuenta y seis. Todos ellos eran jefes de familia de sus linajes.

10De los sacerdotes: Yedayas, Yehoyarib y Yaquín; 11Azarías, hijo de Jelcías, hijo de Mesulán, hijo de Sadoc, hijo de Merayot, hijo de Ajitub, prefecto del templo; 12Adaya, hijo de Yeroján, hijo de Pasjur, hijo de Malquías; Masay, hijo de Adiel, hijo de Yajzera, hijo de Mesulán, hijo de Mesilemit, hijo de Imer, 13y sus parientes, jefes de familia, mil setecientos sesenta hombres de armas, ocupados en el servicio del templo.

14De los levitas: Semayas, hijo de Jasub, hijo de Azricán, hijo de Jasabías, merarita; 15Bacbacar, Jeres, Galal, Matanías, hijo de Micá, hijo de Zicrí, hijo de Asaf; 16Abdías, hijo de Semayas, hijo de Galal, hijo de Yedutún; Berequías, hijo de Asá, hijo de Elcaná, que vivía en los poblados netofateos.

17Los porteros eran: Salún, Acub, Talmón y Ajimán; su hermano Salún era el jefe. 18Hasta entonces estaban encargados de la puerta real, a oriente, y eran porteros de los barrios de los levitas. 19Salún, hijo de Coré, hijo de Abiasaf, hijo de Córaj, y sus parientes de la familia corajita estaban encargados de custodiar la entrada de la tienda; sus antepasados habían hecho guardia a la entrada en el campamento del Señor. 20Fineés, hijo de Eleazar, fue antiguamente su jefe; el Señor estuvo con él. 21Zacarías, hijo de Meselemías, era portero de la tienda del encuentro. 22En total, los elegidos para porteros eran doscientos veintidós; estaban registrados por poblaciones. David y el vidente Samuel los eligieron por su fidelidad. 23Ellos y sus hijos hacían los turnos de guardia ante las puertas de la tienda, es decir de la casa del Señor. 24Había porteros en las cuatro direcciones: este, oeste, norte y sur. 25Sus parientes, que vivían en pueblos, tenían que venir a ayudarlos en turnos de siete días. 26Los cuatro porteros principales estaban siempre en funciones; eran levitas y estaban encargados de las salas y almacenes del templo. 27Pasaban la noche en los alrededores del templo, porque debían custodiarlo y abrirlo cada mañana.

28Algunos levitas estaban encargados de los objetos del culto; los contaban al recibirlos y al entregarlos. 29Otros cuidaban los utensilios, los vasos sagrados, la harina de las ofrendas, el vino, el aceite, el incienso y los aromas. 30Algunos sacerdotes hacían la mezcla de los perfumes aromáticos. 31El levita Matitías, primogénito de Salún, corajita, se encargaba siempre de las ofrendas que se freían en la sartén; 32y algunos de sus parientes quehatitas preparaban para cada sábado los panes presentados.

33Los cantores, jefes de familia de los levitas, habitaban en las salas y estaban exentos de cualquier otro trabajo, porque su oficio les ocupaba día y noche. 34Éstos eran los jefes de familia de los levitas, según su árbol genealógico. Vivían en Jerusalén.

35Yeguiel, fundador de Gabaón, habitaba allí; su mujer se llamaba Maacá. 36Su primogénito era Abdón; después venían Sur, Quis, Baal, Ner, Nadab, 37Guedor, Ajió, Zacarías y Miclot. 38Miclot engendró a Simá. Vivían en Jerusalén, con sus parientes.

39Ner engendró a Quis; Quis a Saúl; Saúl a Jonatán, Malquisúa, Abinadab y Esbaal. 40Hijo de Jonatán fue Meribaal, y éste engendró a Miqueas. 41Hijos de Miqueas: Fitón, Mélec, Tajrea y Ajaz. 42Ajaz engendró a Yará. Yará engendró a Alémet, Azmaut y Zimrí. Zimrí engendró a Mosá 43y Mosá a Bineá, padre de Rafayas, padre de Eleasá, padre de Asel. 44Asel tuvo seis hijos, llamados Azricán, Bocrú, Ismael, Searías, Abdías y Janán. Éstos fueron los hijos de Asel.

 

EL REINO DE DAVID

LOS INICIOS DEL REINO

 

Muerte de Saúl

(1 Sm 31)

10 1Mientras tanto, los filisteos entraron en combate con Israel. Los israelitas huyeron ante ellos, y muchos cayeron muertos en el monte Gelboé. 2Los filisteos persiguieron de cerca a Saúl y sus hijos, e hirieron a Jonatán, Abinadab y Malquisúa, hijos de Saúl. 3Entonces cayó sobre Saúl el peso del combate; los arqueros le dieron alcance y lo hirieron a flechazos. 4Saúl dijo a su escudero:

–Saca la espada y atraviésame, no vayan a llegar esos incircuncisos y abusen de mí.

Pero el escudero no quiso porque le entró pánico. Entonces Saúl tomó la espada y se dejó caer sobre ella. 5Cuando el escudero vio que Saúl había muerto, también él se echó sobre la espada y murió. 6Así murieron Saúl y sus tres hijos; de golpe desapareció toda su casa.

7Cuando los israelitas del valle vieron que Israel se daba a la fuga y que Saúl y sus hijos habían muerto, huyeron abandonando sus poblados. 8Los filisteos los ocuparon; al día siguiente fueron a despojar los cadáveres y encontraron a Saúl y a sus hijos muertos en el monte Gelboé. 9Los despojaron, tomaron sus cabezas y sus armas y las pasearon por todo el territorio filisteo, llevando la buena noticia a sus ídolos y al pueblo. 10Colocaron las armas en el templo de sus dioses y clavaron las cabezas en el templo de Dagón.

11Los vecinos de Yabés de Galaad oyeron lo que los filisteos habían hecho con Saúl, 12y los más valientes se pusieron en marcha, tomaron el cadáver de Saúl y los de sus hijos, y los llevaron a Yabés. Enterraron sus huesos bajo la encina de Yabés y celebraron un ayuno de siete días.

13Saúl murió por haberse rebelado contra el Señor, no prestando atención a su palabra, y por haber consultado a los espíritus 14en vez de consultar al Señor. El Señor lo entregó a la muerte y traspasó el reino a David, hijo de Jesé.

 

David, rey de Israel

(2 Sm 5,1-3)

11 1Los israelitas se reunieron con David en Hebrón y le dijeron:

–Mira, somos de la misma sangre. 2Ya antes, cuando todavía Saúl era rey, tú eras el verdadero general de Israel. El Señor, tu Dios, te dijo: Tú pastorearás a mi pueblo, Israel; tú serás jefe de mi pueblo, Israel.

3Todos los ancianos de Israel fueron a Hebrón, donde estaba el rey. David hizo un pacto con ellos delante del Señor y ellos ungieron como rey de Israel, tal como lo había dicho el Señor por medio de Samuel.

 

Conquista de Jerusalén

(2 Sm 5,6-10; 23,8-39)

4David y los israelitas marcharon sobre Jerusalén, es decir, Jebús, cuyo territorio estaba en manos de los jebuseos. 5Los habitantes de Jebús dijeron a David:

–No entrarás aquí.

Pero David conquistó la fortaleza de Sión, la Ciudad de David.

6David había prometido:

–Al primero que mate a un jebuseo lo nombro general en jefe.

Joab, hijo de Seruyá, subió el primero y llegó a general.

7David se instaló en la fortaleza, y por eso la llamaron Ciudad de David. 8Ensanchó la ciudad a partir del terraplén, mientras Joab restauraba el resto de la ciudad. 9David iba creciendo en poderío y el Señor Todopoderoso estaba con él.

10Capitanes de David que se distinguieron durante su reinado y que con todo Israel lo nombraron rey, como había predicho el Señor a Israel. 11Lista de los guerreros de David:

Yasobeán, el jaquemonita, primero de la terna, que blandió su lanza y mató a trescientos en una sola arremetida.

12Segundo, Eleazar, hijo de Dodó, el ajojita; también pertenecía a la terna. 13Estuvo con David en Fesdamín, cuando los filisteos se concentraron allí para el combate; había una parcela toda sembrada de cebada. 14El ejército huía ante los filisteos, pero él se situó en medio de la parcela, la defendió y mató a los filisteos. Así el Señor alcanzó una gran victoria.

15Tres de los treinta bajaron a la peña, al refugio de Adulán, donde se encontraba David mientras una banda de filisteos acampaba en Valle de Refaín. 16David estaba entonces en el refugio, y la guarnición filistea ocupaba Belén. 17David sintió sed y exclamó:

–¡Quién me diera de beber agua del pozo que está junto a la puerta de Belén!

18Los tres irrumpieron en el campamento filisteo, sacaron agua del pozo, junto a la puerta de Belén, y se la llevaron a David. Pero David no quiso beberla, sino que la derramó como obsequio al Señor, 19diciendo:

–¡Líbreme Dios de hacerlo! Sería beber la sangre de estos hombres, que han arriesgado su vida para traerla.

Y no quiso beberla. Éstas fueron las hazañas de los tres valientes.

20Abisay, hermano de Joab, era jefe de los treinta. Blandiendo su lanza, mató a trescientos y ganó renombre entre los treinta; 21se destacó entre ellos y fue su jefe, pero no llegó a igualar a los tres.

22Benayas, hijo de Yehoyadá, natural de Cabseel, era un tipo aguerrido, pródigo en hazañas. Mató a los dos moabitas hijos de Ariel y bajó a matar al león en la cisterna el día de la nieve. 23Mató también a un egipcio que medía dos metros y medio y empuñaba una lanza del tamaño del palo grande de un telar. Benayas fue hacia él con un palo, le arrebató la lanza y con ella lo mató. 24Ésas fueron las hazañas de Benayas, hijo de Yehoyadá, con las cuales ganó renombre entre los treinta guerreros. 25Se destacó entre ellos, pero no llegó a igualar a los tres. David lo puso al frente de su escolta.

26Los guerreros más famosos eran:

Asael, hermano de Joab. Eljanán, hijo de Dodó, de Belén.

27Samot, el de Jarod. Jeles, el pelteo.

28Irá, hijo de Iqués, de Tecua. Abiézer, de Anatot.

29Sibcay, el jusita. Ilay, el ajojita.

30Mahray, de Netof. Jéled, hijo de Baná, de Netof.

31Itay, hijo de Ribay, de Guibeá de Benjamín. Benayas, de Piratón.

32Juray, de Río Gaas. Abiel, de Arabá.

33Azmaut, de Bajurín. Elyajbá, el saalbonita.

34Yasán, el gunita. Jonatán, hijo de Sagué, de Arar.

35Ajián, hijo de Sacar, el ararita. Elifal, hijo de Ur.

36Jéfer, de Mequerá. Ajías, el pelteo.

37Jesró, de Carmel. Naaray, hijo de Ezbay.

38Joel, hermano de Natán. Mibjar, hijo de Hagrí.

39Sélec, el amonita. Najeray, Beerot, escudero de Joab, hijo de Seruyá.

40Irá, de Yatir. Gareb, de Yatir.

41Urías, el hitita. Zabad, hijo de Ajlay.

42Adiná, hijo de Sizá, el rubenita, jefe de los rubenitas, y con él treinta.

43Janán, hijo de Maacá. Josafat, el mitnita.

44Uzías, de Astarot. Samá y Yeguiel, hijos de Jotán, de Aroer.

45Yediael, hijo de Simrí. Yojá, su hermano, el tisita.

46Eliel, el majavita. Yeribay y Yosavías, hijos de Elnaan. Yitmá, el moabita.

47Eliel, Obed y Yasiel, de Sobá.

 

Partidarios de David

12 1Lista de los que fueron a Sicelag para unirse a David cuando éste se había desterrado a causa de Saúl, hijo de Quis. Eran de los soldados más valientes en el combate; 2manejaban el arco y podían lanzar piedras y disparar flechas con ambas manos. Pertenecían a Benjamín, la tribu de Saúl. 3Ajiezer, el jefe, y Joás, hijos de Semaá, de Guibeá; Yeziel y Félet, hijos de Azmaut; Beracá y Jehú, de Anatot; 4Yismayas, de Gabaón, uno de los treinta valientes y destacado; 5Jeremías, Yajziel, Juan, Yozabad, de Guederot; 6Eleuzay, Yerimot, Baalías, Semarías y Sefatías, de Jarif; 7Elcaná, Isaías, Azarel, Yoézer, Yasobeán, corajitas; 8Yoelá y Zebadías, hijos de Yeroján, de Guedor.

9También algunos gaditas se pasaron a David en el refugio del desierto: hombres aguerridos, hechos al combate, diestros con el escudo y la lanza, osados como leones, ágiles como cabras monteses. 10Su capitán era Ezer; Abdías, segundo; Eliab, tercero; 11Mismaná, cuarto; Jeremías, quinto; 12Atay, sexto; Eliel, séptimo; 13Juan, octavo; Elzabad, noveno; 14Jeremías, décimo; Macbanay, undécimo. 15Todos estos gaditas eran jefes del ejército: el inferior mandaba cien hombres, el superior mil. 16Éstos son los que el mes primero cruzaron el río, cuando el Jordán rebasa las dos orillas y cierra los valles al este y al oeste.

17También algunos benjaminitas y judíos fueron al refugio de David. 18Éste salió a su encuentro y les dijo:

–Si vienen como amigos para ayudarme, yo estoy dispuesto a unirme con ustedes; pero si vienen para entregarme a mis enemigos, no siendo yo un criminal, que el Dios de nuestros padres nos examine y juzgue.

19Entonces el Espíritu se apoderó de Amasay, jefe de los treinta, y exclamó:

–Somos tuyos, David.

Estamos contigo, hijo de Jesé.

La paz será tuya

y de tus partidarios,

porque tu Dios viene en tu auxilio.

David los recibió y los puso al frente de sus divisiones.

20También algunos de Manasés se pasaron a David cuando éste iba con los filisteos a luchar contra Saúl. De hecho no combatió con ellos, porque los príncipes filisteos decidieron licenciarlo, pensando: Se pasará a Saúl, su señor, llevándole nuestras cabezas. 21Y cuando volvía a Sicelag se le pasaron algunos de Manasés: Adnaj, Yozabad, Yediel, Miguel, Yozabad, Elihú y Siltay, generales de Manasés. 22Combatieron en guerrillas a favor de David. Todos eran hombres de armas y llegaron a jefes del ejército.

23Día tras día llegaban a David nuevos refuerzos, hasta que dispuso de una tropa innumerable.

24Número de los guerreros que se presentaron armados a David, en Hebrón, para traspasarle el reino de Saúl, cumpliendo el oráculo del Señor:

25Seis mil ochocientos de Judá, armados de escudo y lanza, equipados para el combate. 26Siete mil cien valientes de Simeón, armados. 27Cuatro mil seiscientos de Leví. 28Yehoyadá, jefe de los aaronitas, con tres mil setecientos. 29Sadoc, joven y valiente, con veintidós jefes de su familia. 30Tres mil de Benjamín, parientes de Saúl, que hasta entonces habían permanecido fieles en su mayor parte a la casa de Saúl. 31Veinte mil ochocientos valientes de Efraín, famosos en sus familias. 32Dieciocho mil de media tribu de Manasés, designados por su nombre para ir a proclamar rey a David. 33Doscientos jefes de Isacar, y todos sus hermanos a sus órdenes, inteligentes y oportunos para discernir lo que Israel debía hacer. 34Cincuenta mil de Zabulón en edad militar, equipados con toda clase de armas y que peleaban con toda el alma. 35Mil jefes de Neftalí, con treinta y siete mil hombres provistos de escudo y lanza. 36Veintiocho mil seiscientos danitas, armados. 37Cuarenta mil de Aser, en edad militar y armados. 38De Transjordania, ciento veinte mil entre rubenitas, gaditas y la media tribu de Manasés, provistos de toda clase de armas.

39Todos éstos, hombres de guerra, en edad militar, decididos, llegaron a Hebrón dispuestos a nombrar a David rey de todo Israel. También los demás israelitas estaban de acuerdo en nombrar rey a David. 40Permanecieron allí tres días, comiendo y bebiendo a expensas de sus hermanos. 41Además, todos los de la región, incluso los de Isacar, Zabulón y Neftalí, venían con asnos, camellos y bueyes trayendo provisiones: harina, pan de higo, pasas, vino, aceite, bueyes y ovejas en abundancia, porque Israel estaba en fiesta.

 

TRASLADO DEL ARCA A JERUSALÉN

 

Primer intento

(2 Sm 6,2-11)

13 1David consultó a sus mandos, jefes y oficiales. 2Después dijo a toda la asamblea de Israel:

–Si les parece bien, y si el Señor, nuestro Dios, lo aprueba, vamos a invitar a nuestros hermanos que se han quedado en el territorio de Israel y además a los sacerdotes y levitas que están en sus ciudades y poblados a que se reúnan con nosotros. 3Luego traeremos el arca de nuestro Dios, ya que no nos hemos preocupado de ella en los tiempos de Saúl.

4El pueblo aprobó la idea y la comunidad decidió ponerla en práctica. 5Entonces David reunió a todos los israelitas, desde el torrente de Egipto hasta la entrada en Jamat, para transportar el arca de Dios desde Quiriat Yearim. 6David y todo Israel fueron a Baalá, es decir, Quiriat Yearim de Judá, para trasladar el arca de Dios, que lleva la inscripción Señor Todopoderoso que tiene su trono sobre querubines.

7Pusieron el arca de Dios en un carro nuevo y la sacaron de casa de Abinadab. Uzá y Ajió guiaban el carro. 8David y los israelitas iban danzando ante Dios con todo entusiasmo, cantando al son de cítaras y arpas, panderetas, sonajas y trompetas. 9Cuando llegaron a la era de Quidón, los bueyes tropezaron, y Uzá alargó la mano para sujetar el arca. 10El Señor se encolerizó contra Uzá por haber alargado la mano al arca, y murió allí mismo, delante de Dios. 11David se entristeció porque el Señor había arremetido contra Uzá, y puso a aquel sitio el nombre de Arremetida de Uzá, y así se le llama ahora. 12Aquel día David temió a Dios y dijo:

–¿Cómo voy a llevar a mi casa el arca de Dios?

13Y no la llevó a su casa, a la Ciudad de David, sino que la trasladó a casa de Obededón, el de Gat. 14El arca de Dios estuvo tres meses en casa de Obededón, y el Señor bendijo a la familia de Obededón y todas sus cosas.

 

David, en Jerusalén

(2 Sm 5,11-16)

14 1Jurán, rey de Tiro, mandó una embajada a David con madera de cedro, albañiles y carpinteros para construirle un palacio. 2Así comprendió David que el Señor lo consolidaba como rey de Israel y que engrandecía extraordinariamente su reino por amor a su pueblo, Israel.

3David tomó en Jerusalén otras esposas y engendró más hijos e hijas.

4Nombres de los hijos que tuvo en Jerusalén: Samúa, Sobab, Natán, Salomón, 5Yibjar, Elisúa, Elpálet, 6Nogah, Néfeg, Yafía, 7Elisamá, Belyadá y Elifálet.

 

Batallas contra los filisteos

(2 Sm 5,17-25)

8Cuando los filisteos oyeron que habían ungido a David rey de todo Israel, subieron todos para atacarlo. David se enteró y les salió al encuentro. 9Los filisteos habían llegado y se habían desplegado en Valrefaín. 10David consultó a Dios:

–¿Puedo atacar a los filisteos? ¿Me los entregarás?

El Señor le respondió:

–Atácalos, que yo te los entrego.

11Los atacó en Baal-Perasim y allí los derrotó. Y comentó David:

–Dios ha abierto por mi mano una brecha en el frente enemigo, como brecha en un dique.

Por eso a aquel sitio lo llaman Baal-Perasim.

12Los filisteos dejaron abandonados allí sus dioses y David mandó que los quemasen.

13Los filisteos hicieron otra incursión y se desplegaron en el valle. 14David consultó de nuevo a Dios, que le respondió:

–No ataques. Rodéalos por detrás, sin enfrentarte con ellos, y luego los atacas frente a las moreras. 15Cuando sientas rumor de pasos en la copa de las moreras, lánzate al ataque, porque Dios sale delante de ti a derrotar al ejército filisteo.

16David hizo como le mandó Dios y derrotaron al ejército filisteo desde Guibeá hasta Guézer. 17La fama de David se extendió por todo el territorio y el Señor hizo que todos los pueblos le temieran.

 

Traslado definitivo

(2 Sm 6,12-16)

15 1David se construyó un palacio en la Ciudad de David, preparó un lugar para el arca de Dios y le levantó una tienda. 2Entonces dio una orden:

–Nadie puede transportar el arca de Dios a excepción de los levitas, porque el Señor los ha elegido a ellos para transportar el arca y para servirle a él eternamente.

3David congregó en Jerusalén a todos los israelitas para trasladar el arca del Señor al lugar que le había preparado. 4Luego reunió a los hijos de Aarón y a los levitas.

5Hijos de Quehat: el príncipe Uriel y ciento veinte de su familia. 6Hijos de Merarí: el príncipe Asayas y doscientos veinte de su familia. 7Hijos de Guersón: el príncipe Joel y ciento treinta de su familia. 8Hijos de Elisafán: el príncipe Semayas y doscientos de su familia. 9Hijos de Hebrón: el príncipe Eliel y ochenta de su familia. 10Hijos de Uziel: el príncipe Aminadab y ciento doce de su familia.

11David llamó también a los sacerdotes Sadoc y Abiatar, y a los levitas Uriel, Asayas, Joel, Semayas, Eliel y Aminadab, 12y les dijo:

–Ustedes son los jefes de familia de los levitas: purifíquense ustedes y sus hermanos para subir el arca del Señor, Dios de Israel, al lugar que le he preparado. 13Por no haber estado ustedes allí la primera vez, el Señor, nuestro Dios, acometió contra nosotros, ya que no fuimos a consultarlo como está mandado.

14Los sacerdotes y levitas se purificaron para trasladar el arca del Señor, Dios de Israel. 15Luego los levitas se echaron las andas a los hombros y levantaron en peso el arca de Dios, tal como había mandado Moisés por orden del Señor.

16David mandó a los jefes de los levitas organizar a los cantores de sus familias para que entonasen cantos festivos acompañados de instrumentos, arpas, cítaras y platillos. 17Los levitas se lo encomendaron a Hemán, hijo de Joel; a su pariente Asaf, hijo de Baraquías, y a Etán, hijo de Cusayas, descendiente de Merarí y pariente de los anteriores. 18Junto con ellos, en segundo puesto, a sus parientes Zacarías, hijo de Yaziel, Semiramot, Yejiel, Uní, Eliab, Benayas, Maseyas, Matitías, Eliflehu, Micneyas, Obededón y Yeguiel, porteros.

19Los cantores Hemán, Asaf y Etán tocaban platillos de bronce. 20Zacarías, Yaziel, Semiramot, Yejiel, Uní, Eliab, Maseyas y Benayas tenían arpas agudas. 21Matitías, Eliflehu, Micneyas, Obededón, Yeguiel y Azazías tenían cítaras de octava para dirigir el canto. 22Quenanías, jefe de los levitas, entonaba porque era experto. 23Baraquías y Elcaná eran porteros del arca. 24Los sacerdotes Sebanías, Josafat, Natanel, Amasay, Zacarías, Benayas y Eliezer tocaban las trompetas delante del arca de Dios. Obededón y Yejías eran porteros del arca.

25David, los ancianos de Israel y los generales fueron con gran alegría a trasladar el arca de la alianza del Señor desde la casa de Obededón. 26Y por haber protegido Dios a los levitas que la transportaban sacrificaron siete terneros y siete carneros. 27David vestía un manto de lino, igual que todos los levitas, los portadores del arca, los cantores y que Quenanías, director del coro. David llevaba también un efod de lino. 28Todo Israel acompañaba al arca de la alianza del Señor entre aclamaciones, al son de cuernos, trompetas y platillos y tocando arpas y cítaras. 29Cuando el arca de la alianza del Señor entraba en la Ciudad de David, Mical, hija de Saúl, estaba mirando por la ventana, y al ver al rey David haciendo cabriolas y bailando lo despreció en su interior.

 

El Arca en la tienda

(2 Sm 6,17-19)

16 1Metieron el arca de Dios y la instalaron en el centro de la tienda que David le había preparado. Ofrecieron holocaustos y sacrificios de comunión a Dios, 2y cuando David terminó de ofrecerlos bendijo al pueblo en nombre del Señor. 3Luego repartió a todos los israelitas, hombres y mujeres, una porción de pan, una tajada de carne y un pastel de pasas de uva a cada uno.

4A algunos levitas los puso al servicio del arca del Señor para que invocasen, dieran gracias y alabasen al Señor, Dios de Israel. 5Asaf, jefe; Zacarías, segundo; luego Uziel, Semiramot, Yejiel, Matitías, Eliab, Benayas, Obededón y Yeguiel, con arpas y cítaras. Asaf tocaba los platillos. 6Los sacerdotes Benayas y Yajziel tocaban las trompetas a diario delante del arca de la alianza de Dios. 7Aquel día, David dispuso por primera vez que el Señor fuera alabado por Asaf y sus hermanos de esta manera:

     8Den gracias al Señor,

invoquen su nombre,

hagan conocer entre los pueblos

sus hazañas;

     9canten al Señor

al son de instrumentos,

comenten todas sus maravillas;

     10gloríense de su Nombre santo,

que se alegren

los que buscan al Señor.

     11Recurran al Señor y a su poder,

busquen siempre su presencia.

     12Recuerden las maravillas que hizo,

sus prodigios

y las sentencias de su boca.

     13¡Estirpe de Abrahán, su siervo;

hijos de Jacob, su elegido!

     14El Señor es nuestro Dios,

él gobierna toda la tierra.

     15Se acuerda siempre de su alianza,

de la palabra dada,

por mil generaciones;

     16de la alianza sellada con Abrahán,

y el juramento hecho a Isaac,

     17confirmado como ley para Jacob,

como alianza eterna para Israel:

     18A ti te daré el país cananeo

como lote de tu herencia.

     19Cuando eran

un grupo muy pequeño,

y eran extranjeros

en aquellas regiones,

     20cuando andaban errantes

de pueblo en pueblo,

y pasaban de un reino a otra nación,

     21a nadie le permitió oprimirlos

y por ellos castigó a reyes:

     22No toquen a mis ungidos,

no maltraten a mis profetas.

     23Cante al Señor la tierra entera,

pregonen día tras día su victoria.

     24Cuenten a los pueblos su gloria,

sus maravillas a todas las naciones;

     25porque el Señor es grande

y muy digno de alabanza;

más temible que todos los dioses.

     26Porque los dioses de los paganos

son apariencia,

mientras que el Señor hizo los cielos;

     27honor y majestad

están en su presencia,

fuerza y belleza en su santuario.

     28Aclamen al Señor,

familias de los pueblos,

aclamen la gloria y poder del Señor,

     29aclamen la gloria

del nombre del Señor,

entren en sus atrios

trayéndole ofrendas;

póstrense ante el Señor

en el atrio sagrado,

     30tiemble en su presencia

la tierra entera.

Él afianzó el mundo y no vacilará.

     31Alégrense los cielos,

goce la tierra,

y digan los pueblos: El Señor es rey.

     32Retumbe el mar

y todo lo que hay en él,

regocíjese el campo

y todos sus frutos,

     33aclamen los árboles silvestres

delante del Señor, que ya llega,

ya llega a gobernar la tierra.

     34Den gracias al Señor

porque es bueno,

porque es eterna su misericordia.

     35Digan:

Sálvanos, Señor Dios nuestro,

reúnenos y líbranos de las naciones,

para que demos gracias

a tu santo Nombre

y alabarte será nuestra gloria.

     36Bendito el Señor Dios de Israel,

desde siempre y por siempre.

Todo el pueblo respondió:

¡Amén! ¡Aleluya!

37A Asaf y a sus hermanos los dejó al cuidado del arca de la alianza del Señor para que prestasen ante ella su servicio permanente, según los ritos de cada día. 38A Obededón, hijo de Yedutún, a Josá y a sesenta y ocho de su familia los nombró porteros. 39Al sacerdote Sadoc y a sus hermanos los sacerdotes los encargó del santuario del Señor, que se encontraba en el santuario de Guibeá, 40para que diariamente ofreciesen al Señor en el altar el holocausto matutino y el vespertino, de acuerdo con todo lo escrito en la Ley que el Señor dictó a Israel. 41Con ellos, Hemán, Yedutún y los demás escogidos y designados por su nombre para cantar al Señor: Es eterna su misericordia. 42Éstos tenían trompetas, platillos y otros instrumentos para acompañar los cantos del Señor. Los hijos de Yedutún eran porteros.

43Después se marcharon todos, cada cual a su casa, y David se dirigió para bendecir su casa.

 

Profecía de Natán

(2 Sm 7,1-29)

17 1Cuando David se estableció en su casa, le dijo al profeta Natán:

–Mira, yo estoy viviendo en una casa de cedro, y el arca de la alianza del Señor está en una tienda de campaña.

2Natán le respondió:

–Ve a hacer lo que tienes pensado, que Dios está contigo.

3Pero aquella noche recibió Natán esta Palabra de Dios:

4–Ve a decir a mi siervo David: Así dice el Señor: No serás tú quien me construya la casa para habitar. 5Desde el día en que liberé a Israel hasta hoy no he habitado en una casa, sino que he ido de tienda en tienda y de santuario en santuario. 6Y en todo el tiempo que viajé de acá para allá con los israelitas, ¿encargué acaso a algún juez de Israel, a los que mandé gobernar a mi pueblo, que me construyese una casa de cedro? 7Y ahora esto le dirás a mi siervo David: Así dice el Señor Todopoderoso: Yo te saqué del campo de pastoreo, de andar tras las ovejas, para ser jefe de mi pueblo, Israel. 8Yo he estado contigo en todas tus empresas; he aniquilado a todos tus enemigos. Te haré famoso, como a los más famosos de la tierra; 9daré una tierra a mi pueblo, Israel, lo plantaré para que viva en ella sin sobresaltos, sin que los malvados vuelvan a humillarlo como lo hacían antes, 10cuando nombré jueces en mi pueblo, Israel, y humillé a todos sus enemigos; además, te comunico que el Señor te dará una dinastía. 11Y cuando te llegue el momento de irte con tus padres, estableceré después de ti a un descendiente tuyo, a uno de tus hijos, y consolidaré su reino. 12Él me edificará un templo y yo consolidaré su trono para siempre. 13Yo seré para él un padre, él será para mí un hijo; y no le retiraré mi lealtad, como se la retiré a tu predecesor. 14Lo estableceré para siempre en mi casa y en mi reino y su trono permanecerá eternamente.

15Natán comunicó a David toda la visión y todas estas palabras. 16Entonces el rey David fue a presentarse ante el Señor, y dijo:

–¿Quién soy yo, Señor, Dios, y qué es mi familia para que me hayas hecho llegar hasta aquí? 17Y por si fuera poco para ti, Dios mío, has hecho a la casa de tu siervo una promesa para el futuro, mientras existan hombres, Señor, Dios. 18¿Qué más puede añadir David en tu honor, si tú conoces a tu servidor? 19Señor, por amor a tu servidor y según tus designios, has hecho esta gran obra, dándosela a conocer a tu servidor, revelando todas estas maravillas. 20Señor, como hemos oído, no hay nadie como tú, no hay Dios fuera de ti. 21¿Y qué nación hay en el mundo como tu pueblo, Israel, al que Dios ha venido a librar para hacerlo suyo y ganarte renombre con prodigios terribles en su favor, expulsando a las naciones ante el pueblo que libraste de Egipto? 22Has establecido a tu pueblo, Israel, como pueblo tuyo para siempre, y tú, Señor, eres su Dios. 23Ahora, Señor, confirma para siempre la promesa que has hecho a tu servidor y su familia, cumple tu palabra. 24Que tu nombre perdure y sea siempre famoso. Que digan: El Señor Todopoderoso es Dios de Israel. Y que la casa de David permanezca en tu presencia. 25Tú, Dios mío, has revelado a tu servidor que le edificarás una casa; por eso tu siervo se ha atrevido a dirigirte esta plegaria. 26Ahora, Señor, tú eres el Dios verdadero, y has hecho esta promesa a tu siervo. 27Dígnate bendecir a la casa de tu servidor para que esté siempre en tu presencia; porque lo que tú, Señor, bendices, queda bendito para siempre.

 

CAMPAÑAS DE DAVID

 

Victorias de David

(2 Sm 8,1-18)

18 1Más adelante David derrotó a los filisteos y los sometió, arrebatándoles Gat y sus poblados. 2Derrotó a Moab, y los moabitas sirvieron a David en calidad de vasallos sometidos a tributo. 3Derrotó también a Adadhézer, rey de Sobá, en Jamat, cuando iba a establecer su soberanía en la región del Éufrates. 4David le capturó mil carros, siete mil jinetes y veinte mil soldados de infantería, y mutiló los caballos de tiro, reservándose sólo cien. 5Los sirios de Damasco acudieron en auxilio de Adadhézer, rey de Sobá, pero David les mató veintidós mil hombres, 6e impuso gobernadores a los sirios de Damasco, que quedaron como vasallos de David sometidos a tributo. El Señor dio a David la victoria en todas sus campañas. 7Recogió los escudos de oro que llevaban los oficiales de Adadhézer y las llevó a Jerusalén. 8Y en Tibjat y Cun, poblaciones de Adadhézer, tomó una cantidad enorme de bronce, con la que Salomón hizo el depósito, las columnas y los utensilios de bronce.

9Tou, rey de Jamat, oyó que David había derrotado al ejército de Adadhézer, rey de Sobá, 10y despachó a su hijo Dorán para saludar al rey David y darle felicitaciones por el combate y la derrota de Adadhézer, porque Adadhézer atacaba a Tou con frecuencia. Dorán llevó una vajilla de oro, plata y bronce. 11El rey David consagró al Señor estos regalos, añadiéndolos a la plata y al oro que había tomado a las naciones de Edom, Moab, los amonitas, filisteos y Amalec.

12Abisay, hijo de Seruyá, derrotó a Edom en Gue Hammélaj, matándole dieciocho mil hombres; 13impuso gobernadores a Edom, que quedó como vasallo de David.

El Señor dio a David la victoria en todas sus campañas. 14David reinó en todo Israel y gobernó con justicia y rectitud a su pueblo. 15Joab, hijo de Seruyá, era general en jefe del ejército. Josafat, hijo de Ajilud, heraldo. 16Sadoc, hijo de Ajitob, y Ajimélec, hijo de Abiatar, sacerdotes. Sausá, cronista. 17Benayas, hijo de Yehoyadá, jefe de los quereteos y pelteos. Los hijos de David ocupaban los primeros puestos junto al rey.

 

Guerra contra los amonitas

(2 Sm 10,1-19; 12,26.30s)

19 1Murió después Najás, el rey de los amonitas, y su hijo le sucedió en el trono, 2David dijo:

–Voy a portarme bien con Janún, hijo de Najás, porque su padre se portó bien conmigo.

Y, por medio de unos embajadores, le envió el pésame por la muerte de su padre. Pero cuando los embajadores de David entraron en territorio amonita para darle el pésame, 3los generales amonitas dijeron a Janún:

–¿Crees que David te da el pésame para mostrarte su estima por tu padre? Esa gente ha venido a examinar, explorar y destruir el país.

4Janún hizo detener a los embajadores de David, los afeitó, les cortó la ropa por la mitad, a la altura de las nalgas, y los despidió. 5Ellos volvieron avergonzados. Se lo avisaron a David y el rey les envió este mensaje:

–Quédense en Jericó hasta que les crezca la barba y luego vengan.

6Cuando los amonitas cayeron en la cuenta de que habían provocado a David, Janún y los amonitas enviaron treinta mil kilos de plata a Aram Naharaym, a Maacá y a Sobá para contratar carros y jinetes. 7Contrataron treinta y dos mil carros y al rey de Maacá con su ejército, que vino a acampar delante de Madabá. Los amonitas se reunieron en sus ciudades y se pusieron en pie de guerra. 8Al saberlo David, mandó a Joab con todo el ejército y sus guerreros. 9Los amonitas salieron a la guerra y formaron para la batalla a la entrada de la ciudad, mientras que los reyes mercenarios se quedaban aparte en el campo.

10Joab se vio envuelto por delante y por la espalda; entonces escogió un grupo de soldados y los formó frente a los sirios. 11A la tropa restante la formó frente a los amonitas, al mando de su hermano Abisay, 12con esta consigna:

–Si los sirios me pueden, ven a librarme, y si los amonitas te pueden a ti, yo te libraré. 13¡Ánimo! Por nuestro pueblo y por las ciudades de nuestro Dios luchemos valientemente, y que el Señor haga lo que le agrade.

14Joab y los suyos trabaron combate con los sirios y los pusieron en fuga. 15Los amonitas, al ver que los sirios huían, huyeron también ellos ante su hermano Abisay y se metieron en la ciudad. Joab volvió a Jerusalén. 16Al verse derrotados por Israel, los sirios enviaron mensajeros para movilizar a los sirios del otro lado del Éufrates. Sopac, general en jefe del ejército de Adadhézer, se puso al frente de ellos. 17Cuando informaron a David, concentró a todo Israel, cruzó el Jordán, llegó a donde estaban, tomó posiciones, se puso en orden de combate y entabló batalla con los sirios. 18Éstos huyeron ante los israelitas; David les mató siete mil caballos de tiro y cuarenta mil hombres, entre ellos Sopac, general del ejército.

19Al ver los vasallos de Adadhézer que habían sido derrotados por Israel, hicieron las paces con David y se sometieron. A los sirios se les quitaron las ganas de volver a ayudar a los amonitas.

 

20 1Al año siguiente, en la época en que los reyes salen de campaña, tomó Joab el grueso del ejército, arrasó el territorio amonita y se fue a sitiar Rabá, mientras David permanecía en Jerusalén. Joab expugnó Rabá y la arrasó. 2David quitó la corona de la cabeza de Milcom, y resultó que pesaba treinta y cuatro kilos de oro. Había en ella una piedra preciosa que pasó a la corona de David. Se llevó un botín inmenso de la ciudad. 3También capturó a sus habitantes y los puso a trabajar con sierras, picos de hierro y hachas. Lo mismo hizo con todas las poblaciones de los amonitas. Después volvió a Jerusalén con todo el ejército.

 

Guerras contra los filisteos

(2 Sm 21,18-22)

4Más tarde tuvo lugar en Guézer una batalla con los filisteos. Fue entonces cuando el jusita Sibcay mató a Sipay, de la raza de los gigantes. Los filisteos quedaron sometidos. 5Cuando continuó la guerra con los filisteos, Eljanán, hijo de Yaír, mató a Lajmí, que era hermano de Goliat, el de Gat, y cuya lanza tenía un asta tan grande como el rodillo de un telar. 6La guerra continuó en Gat, donde había un gigante con veinticuatro dedos –seis en cada mano y en cada pie– que también era de la raza de los gigantes. 7Desafió a Israel, pero Jonatán, hijo de Simeá, hermano de David, lo mató. 8Esta gente descendía de los gigantes de Gat y cayeron a manos de David y de sus oficiales.

 

CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO Y ORGANIZACIÓN DEL REINO

 

Censo de Israel

(2 Sm 24,1-25)

21 1Satán se alzó contra Israel e instigó a David a hacer un censo de Israel. 2David ordenó a Joab y a los jefes de la tropa:

–Vayan a hacer el censo de Israel, desde Berseba hasta Dan, y tráiganme el resultado para que yo sepa cuánta gente tengo.

3Joab respondió:

–Que el Señor multiplique a su pueblo por cien. Pero si todos están sometidos a su majestad, ¿qué pretende mi señor con este censo? Va a acarrear una culpa a Israel.

4Pero la orden del rey se impuso al parecer de Joab, que se puso en camino y recorrió todo Israel. 5Cuando volvió a Jerusalén entregó a David los resultados del censo: en Israel había un millón cien mil hombres aptos para el servicio militar, y en Judá, cuatrocientos setenta mil. 6A Leví y Benjamín Joab no los incluyó en el censo porque detestaba la orden del rey. 7Dios lo desaprobó y castigó a Israel.

8Entonces David dijo a Dios:

–He cometido un grave error al hacer este censo. Ahora, perdona la culpa de tu servidor, porque he hecho una locura.

9El Señor dijo a Gad, vidente de David:

10–Ve a decir a David: Así dice el Señor: Te propongo tres castigos; elige uno y yo lo ejecutaré.

11Gad se presentó a David y le comunicó:

–Así dice el Señor: Escoge o 12tres años de hambre, o tres meses huyendo de tus enemigos y perseguido por la espada de tus adversarios, o tres días de espada del Señor, es decir, de peste en el país, mientras el ángel del Señor hace estragos en todo el territorio de Israel. ¿Qué le respondes al que me ha enviado?

13David contestó a Gad:

–Estoy en un gran apuro. Mejor es caer en manos de Dios, que es muy compasivo, que caer en manos de hombres.

14El Señor mandó entonces la peste a Israel y murieron setenta mil israelitas. 15Luego envió Dios un ángel a Jerusalén para asolarla. Pero apenas había comenzado lo vio el Señor, se arrepintió del castigo y dijo al ángel exterminador:

–Basta, detén tu mano.

El ángel del Señor se encontraba junto a la era de Ornán, el jebuseo. 16David alzó los ojos y vio al ángel del Señor erguido entre tierra y cielo, con la espada desnuda en su mano, apuntando hacia Jerusalén. David y los ancianos, cubiertos de saco, cayeron rostro en tierra. 17Entonces David dijo a Dios:

–Soy yo quien ordenó el censo del pueblo. Soy yo el que ha pecado. Soy yo el culpable. ¿Qué han hecho estas ovejas? Señor, Dios mío, descarga la mano sobre mí y sobre mi familia, pero no hieras a tu pueblo.

18Entonces Gad, por orden del ángel del Señor, le dijo a David que fuese a edificar un altar al Señor en la era de Ornán, el jebuseo. 19Fue David, según le había dicho Gad en nombre del Señor. 20Ornán se hallaba trillando el trigo y sus cuatro hijos se habían escondido; se volvió y vio al ángel. 21David se acercó a Ornán y éste, al ver a David, salió de la era y se postró ante él rostro en tierra. 22David dijo a Ornán:

–Dame la era para construir un altar al Señor. Es para que cese la mortandad en el pueblo. Te pagaré su precio exacto.

23Ornán le respondió:

–Tómela su majestad, y haga lo que le parezca. Le doy también los bueyes para los holocaustos, los trillos para leña y el trigo como ofrenda. Se lo doy todo.

24Pero el rey David le dijo:

–No, no. Lo compraré por su justo precio. No voy a tomar lo tuyo para ofrecer al Señor víctimas que no me cuestan.

25David le dio a Ornán seiscientos gramos de oro por la era. 26Construyó allí un altar al Señor. Ofreció holocaustos y sacrificios de comunión, invocó al Señor, que le respondió enviando fuego del cielo sobre el altar de los holocaustos. 27Y el Señor ordenó al ángel que envainase la espada. 28Entonces, al ver David que el Señor le respondía en la era de Ornán, el jebuseo, ofreció allí sacrificios.

29El santuario del Señor que hizo Moisés en el desierto y el altar de los holocaustos se encontraban por entonces en el santuario de Guibeá. 30Pero David no se atrevió a ir allá a consultar a Dios porque lo aterraba la espada del ángel del Señor.

 

Preparativos

para la construcción del Templo

22 1Dijo David:

–Aquí se alzará el templo del Señor Dios y el altar de los holocaustos de Israel.

2Luego mandó reunir a los extranjeros que residían en tierra de Israel y los empleó como obreros para tallar las piedras destinadas a construir el templo de Dios. 3Reunió también gran cantidad de hierro para hacer clavos y grapas para las puertas, y un montón enorme de bronce 4y una cantidad incalculable de madera de cedro que los sidonios y tirios le traían en abundancia. 5David pensó: Salomón, mi hijo, es todavía joven y débil. Y el templo que hay que construir al Señor debe ser grandioso, para que su fama y gloria se extienda por todos los países. Voy a comenzar los preparativos. Y así lo hizo generosamente antes de morir. 6Luego llamó a su hijo Salomón y le mandó construir un templo al Señor, Dios de Israel, 7diciéndole:

–Hijo mío, yo tenía pensado edificar un templo en honor del Señor, mi Dios. 8Pero él me dijo: Has derramado mucha sangre y has combatido en grandes batallas. No edificarás un templo en mi honor porque has derramado mucha sangre en mi presencia. 9Pero tendrás un hijo que será un hombre pacífico y le haré vivir en paz con todos los enemigos de alrededor. Su nombre será Salomón, y en sus días concederé paz y tranquilidad a Israel. 10Él edificará un templo en mi honor; será para mí un hijo, yo seré para él un padre, y consolidaré por siempre su trono real en Israel. 11Hijo mío, que el Señor esté contigo y te ayude a construir un templo al Señor, tu Dios, según sus designios sobre ti. 12Basta que el Señor te conceda sensatez y prudencia para gobernar a Israel, cumpliendo la Ley del Señor, tu Dios. 13Tu éxito depende de que pongas por obra los mandatos y preceptos que el Señor mandó a Israel por medio de Moisés. ¡Ánimo, sé valiente! ¡No te asustes ni te acobardes! 14Mira, con grandes sacrificios he ido reuniendo para el templo del Señor treinta y cuatro mil toneladas de oro, trescientas cuarenta mil toneladas de plata, bronce y hierro en cantidad incalculable; además, madera y piedra. Tú añadirás aún más. 15Dispones también de gran cantidad de artesanos: talladores de piedra, albañiles, carpinteros y obreros de todas las especialidades. 16Hay oro, plata, bronce y hierro de sobra. Pon manos a la obra y que el Señor te acompañe.

17David ordenó que todas las autoridades de Israel ayudasen a su hijo Salomón. Les dijo:

18–El Señor, su Dios, está con ustedes y les ha dado paz en las fronteras después de poner en mis manos a los habitantes de esta tierra, que ahora se halla sometida al Señor y a su pueblo.

19Ahora, en cuerpo y alma, a servir al Señor y a construir un santuario, para colocar el arca de la alianza del Señor y los objetos sagrados en ese templo construido en honor del Señor.

 

Organización de los levitas

23 1Siendo ya anciano de edad muy avanzada, David nombró rey de Israel a su hijo Salomón. 2Luego reunió a todas las autoridades de Israel, a los sacerdotes y a los levitas. 3Por entonces hicieron el censo de los levitas mayores de treinta años, que resultaron ser treinta y ocho mil varones. 4Veinticuatro mil dirigían las obras del templo del Señor, seis mil eran secretarios y jueces, 5cuatro mil porteros y cuatro mil músicos, que alababan al Señor acompañados de los instrumentos hechos por David. 6Éste los distribuyó en tres clases, correspondientes a las tres ramas de Leví: Guersón, Quehat y Merarí.

7Hijos de Guersón: Ladán y Semeí. 8Hijos de Ladán: Yejiel, el primero, Zetán y Joel; tres. 9Hijos de Semeí: Selomit, Jaziel y Harán; tres, que eran cabezas de familia de Ladán. 10Hijos de Semeí: Yájat, Zizá, Yeús, Beriá; cuatro. 11Yájat era el primogénito; Zizá, el segundo. Yeús y Beriá no tuvieron muchos hijos; formaron una sola familia y como una fueron registrados.

12Hijos de Quehat: Amrán, Yishar, Hebrón y Uziel; cuatro. 13Hijos de Amrán: Aarón y Moisés. A Aarón y a sus descendientes los apartaron a perpetuidad para ofrecer los dones sacrosantos, quemar incienso ante el Señor, servirle y bendecir en su nombre. 14Los hijos de Moisés, el hombre de Dios, fueron contados con la tribu de los levitas. 15Hijos de Moisés: Guersón y Eliezer. 16El primogénito de Guersón fue Sebuel; 17el primogénito de Eliezer, Rejabías. Eliezer no tuvo más hijos, pero Rejabías tuvo muchos. 18El primogénito de Yishar fue Selomit. 19Hijos de Hebrón: Yerías, el primogénito; Amarías, segundo; Uziel, tercero, y Yecameán, cuarto. 20Hijos de Uziel: Miqueas, el primogénito, y Yisías, el segundo.

21Hijos de Merarí: Majlí y Musí. Hijos de Majlí: Eleazar y Quis. 22Eleazar murió sin tener hijos, sino sólo hijas; sus primos, los hijos de Quis, se casaron con ellas. 23Hijos de Musí: Majlí, Eder y Yeremot; tres.

24aÉstos eran los levitas repartidos por familias, registrados según sus linajes, cuando se hizo el censo de todos los individuos mayores de veinte años. 27–Porque, de acuerdo con las últimas disposiciones de David, los levitas entraban en el censo a partir de los veinte años.– 24bEstaban al servicio del culto en el templo del Señor. 25En efecto, David había dicho: El Señor, Dios de Israel, ha concedido paz a su pueblo y habita en Jerusalén para siempre. 26Los levitas ya no tienen que transportar el santuario y los objetos de culto. 28Por eso quedaron a las órdenes de los aaronitas para el servicio del templo del Señor, de los atrios y de las habitaciones, para purificar todos los objetos sagrados y ocuparse del culto del templo. 29Estaban encargados de los panes presentados, de la harina para las ofrendas, de las tortas de pan ázimo, de las ofrendas a la sartén o cocidas y de todos los pesos y medidas. 30Por la mañana y por la tarde debían presentarse para alabar y dar gracias al Señor; 31y debían ofrecer regularmente en su presencia los holocaustos de los sábados, principios de mes y días festivos, según el número y el rito prescrito. 32Custodiaban la tienda del encuentro y el santuario; sus hermanos aaronitas vigilaban el servicio del templo.

 

Organización de los sacerdotes

24 1Clases de los aaronitas:

Hijos de Aarón: Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar. 2Como Nadab y Abihú murieron antes que su padre, sin dejar hijos, Eleazar e Itamar ejercieron el sacerdocio. 3David, Sadoc, de la familia de Eleazar, y Ajimélec, de la familia de Itamar, los distribuyeron en clases para que prestasen servicio por turno. 4Resultó que la familia de Eleazar contaba más varones que la de Itamar; por eso a los de Eleazar les correspondieron dieciséis jefes de familia y a los de Itamar ocho. 5La distribución se hizo por sorteo, ya que tanto los eleazaritas como los itamaritas tenían funcionarios sagrados y funcionarios de Dios. 6Un levita, el secretario Semayas, hijo de Netanel, los inscribió en presencia del rey, de las autoridades, del sacerdote Sadoc, de Ajimélec, hijo de Abiatar, y de los jefes de familia sacerdotales y levíticos: dos familias de Eleazar, una de Itamar, y así sucesivamente.

7En el sorteo fueron saliendo: primero, Yehoyarib; segundo, Yedayas; 8tercero, Jarín; cuarto, Seorín; 9quinto, Malquías; sexto, Miyamín; 10séptimo, Hacós; octavo, Abías; 11noveno, Jesús; décimo, Secanías; 12undécimo, Eliasib; duodécimo, Yaquín; 13decimotercero, Jupá; decimocuarto, Yesebab; 14decimoquinto, Bilgá; decimosexto, Imer; 15decimoséptimo, Jezir; decimoctavo, Hapisés; 16decimonono, Petajías; vigésimo, Ezequiel; 17vigésimo primero, Yaquín; vigésimo segundo, Gamul; 18vigésimo tercero, Pelayas; vigésimo cuarto, Maazías.

19Éstos fueron los turnos para acudir al templo del Señor, según las normas establecidas por su padre, Aarón, de acuerdo con el mandato del Señor, Dios de Israel.

20Otros miembros de familias levíticas:

De la familia de Amrán, Subael; de la familia de Subael, Yejdías; 21de la familia de Rejabías, el jefe era Yisías; de los yisharitas, Selomot; 22de la familia de Selomot, Yájat; 23de la familia de Hebrón, el jefe era Yerías; segundo, Amarías; tercero, Yajziel; cuarto, Yecameán. 24De la familia de Uziel, Miqueas; de la familia de Miqueas, Samur. 25Yisías era hermano de Miqueas; el jefe de la familia de Yisías era Zacarías.

26Hijos de Merarí: Majlí y Musí; también era hijo suyo Uzías. 27Descendientes de Merarí por parte de Uzías: Sohan, Zacur e Ibrí. 28Por parte de Majlí: Eleazar, que no tuvo hijos, y Quis. 29Por parte de Quis: su hijo Yerajmeel. 30Hijos de Musí: Majlí, Eder y Yerimot. Éstas eran las familias de los levitas.

31Igual que sus hermanos los aaronitas, también ellos hicieron sorteo, tanto las familias principales como las más pequeñas, en presencia del rey David, de Sadoc, de Ajimélec y de los cabezas de familia sacerdotales y levíticos.

 

Organización de los cantores

25 1David y los directores del culto separaron para el culto a los hijos de Asaf, Hemán y Yedutún, que improvisaban al son de cítaras, arpas y platillos.

Lista de las personas empleadas en esta tarea del culto:

2De la familia de Asaf: Zacur, José, Natanías y Asarela, hijos de Asaf, bajo la dirección de Asaf, que improvisaba a las órdenes del rey. 3De la familia de Yedutún: Godolías, Yisrí, Isaías, Semeí, Jasabías y Matitías; seis en total, bajo la dirección de su padre, Yedutún, que improvisaba al son de la cítara, alabando y dando gracias al Señor. 4De la familia de Hemán: Buquías, Matanías, Uziel, Sebuel, Yerimot, Ananías, Jananí, Eliata, Guidalti, Romamti-Ezer, Yosbecasa, Maloti, Hotir, Majziot. 5Todos éstos eran hijos de Hemán, vidente del rey, según la promesa divina de exaltar su prestigio. Dios concedió a Hemán catorce hijos y tres hijas. 6Todos ellos, bajo la dirección de su padre, cantaban en el templo del Señor con platillos, arpas y cítaras, ejerciendo el culto en el templo de Dios. Asaf, Hemán y Yedutún se hallaban a las órdenes inmediatas del rey.

7Su número, incluido el de sus parientes, era doscientos ochenta y ocho; todos dominaban el arte de cantar al Señor. 8Se sortearon el servicio, sin distinguir entre pequeños y grandes, maestros y discípulos.

9En el sorteo salieron: Primero, José; con sus hermanos e hijos, doce. Segundo, Godolías; con sus hermanos e hijos, doce. 10Tercero, Zacur; con sus hermanos e hijos, doce. 11Cuarto, Yisrí; con sus hermanos e hijos, doce. 12Quinto, Natanías; con sus hermanos e hijos, doce. 13Sexto, Buquías; con sus hermanos e hijos, doce. 14Séptimo, Asarela; con sus hermanos e hijos, doce. 15Octavo, Isaías; con sus hermanos e hijos, doce. 16Noveno, Matanías; con sus hermanos e hijos, doce. 17Décimo Semeí; con sus hermanos e hijos, doce. 18Undécimo, Azarel; con sus hermanos e hijos, doce. 19Duodécimo, Jasabías; con sus hermanos e hijos, doce. 20Decimotercero, Subael; con sus hermanos e hijos, doce. 21Decimocuarto, Matitías; con sus hermanos e hijos, doce. 22Decimoquinto, Yeremot; con sus hermanos e hijos, doce. 23Decimosexto, Ananías; con sus hermanos e hijos, doce. 24Decimoséptimo, Yosbecasa; con sus hermanos e hijos, doce. 25Decimoctavo, Jananí; con sus hermanos e hijos, doce. 26Decimonono, Malotí; con sus hermanos e hijos, doce. 27Vigésimo, Eliata; con sus hermanos e hijos, doce. 28Vigésimo primero, Hotir; con sus hermanos e hijos, doce. 29Vigésimo segundo, Guidalti; con sus hermanos e hijos, doce. 30Vigésimo tercero, Majziot; con sus hermanos e hijos, doce. 31Vigésimo cuarto, Romamti–Ezer; con sus hermanos e hijos, doce.

 

Organización de los porteros

26 1Clases de los porteros:

De los corajitas: Meselemías, hijo de Coré, descendiente de Abiasaf. 2Hijos de Meselemías: Zacarías, el primogénito; segundo, Yediel; tercero, Zebadías; cuarto, Yatniel; 3quinto, Elam; sexto, Juan; séptimo, Elioenay. 4Hijos de Obededón: Semayas, el primogénito; segundo, Yehozabad; tercero, Yoaj; cuarto, Sacar; quinto, Netanel; 5sexto, Amiel; séptimo, Isacar; octavo, Peuletay. 6Su hijo Sémayas tuvo varios hijos, que se impusieron en sus familias por sus grandes cualidades. 7Hijos de Sémayas: Otní, Rafael, Obed, Elzabad, y sus hermanos Elihú y Semaquías, de grandes cualidades. 8Todos éstos eran descendientes de Obededón. Ellos, sus hijos y sus hermanos eran setenta y dos en total, hombres de cualidades y robustos para el trabajo. 9Meselemías tuvo hijos y hermanos, dieciocho hombres capaces.

10Los hijos de Josá, descendiente de Merarí, fueron: Simrí, el jefe, porque aunque no era el primogénito, su padre le dio el primer puesto; 11segundo, Jelcías; tercero, Tebalías; cuarto, Zacarías. Los hijos y hermanos de Josá fueron trece en total. 12A estos grupos de porteros, tanto a los jefes como a sus hermanos, se les encomendó el servicio del templo. 13Pequeños y grandes se sortearon las puertas por familias. 14La oriental le tocó a Selamías. La del norte, a su hijo Zacarías, que era un consejero prudente. 15La del sur, a Obededón, y a sus hijos los almacenes. 16A Josá le tocó la occidental, la puerta del Tocón, que da al camino de la subida. Los turnos de guardia eran proporcionales: 17seis levitas por día en la oriental, cuatro por día al norte, cuatro por día al sur, y de dos en dos en los almacenes; 18junto al atrio, al este, cuatro para la cuesta y dos para el mismo atrio.

19Éstas eran las clases de los porteros, descendientes de Córaj y de Merarí.

 

Organización de los encargados del tesoro del Templo y jueces

20Levitas encargados del tesoro del templo y de los dones votivos:

21Yejielí, hijo de Ladán, guersonita. 22Los hijos de Yejielí, Zetán y su hermano Joel, custodiaban los tesoros del templo.

23Descendientes de Amrán, Yishar, Hebrón y Uziel: 24Subael, hijo de Guersón, hijo de Moisés, era el tesorero mayor. 25Sus hermanos, por parte de Eliezer, eran: Rejabías, Isaías, Jorán, Zicrí y Selomit. 26Este Selomit y sus hermanos custodiaban los dones votivos que habían regalado el rey David, los jefes de familia y los generales, jefes y oficiales del ejército; 27parte del botín de guerra lo habían dedicado al sostenimiento del templo; 28también custodiaban todo lo que habían donado el vidente Samuel; Saúl, hijo de Quis; Abner, hijo de Ner, y Joab, hijo de Seruyá. Todo lo consagrado estaba a cargo de Selomit y sus hermanos.

29De los yisharitas, Jeconías y sus hijos se ocupaban de los asuntos profanos de Israel como secretarios y jueces. 30De los hebronitas, Jasabías y sus parientes, mil setecientos hombres capaces, administraban los asuntos del Señor y de la corona en Israel, a occidente del Jordán. 31El jefe de los hebronitas era Yerías. El año cuarenta del reinado de David se investigó el árbol genealógico de los hebronitas y encontraron entre ellos gente capaz en Yazer de Galaad. 32Sus parientes eran dos mil setecientos jefes de familia, todos hombres de armas; el rey David los puso al frente de los rubenitas, de los gaditas y de la media tribu de Manasés para todos los asuntos religiosos y de la corona.

 

Organización militar y civil

27 1Israelitas seglares:

Los jefes de familia, jefes de mil y oficiales de cien, con sus secretarios, estaban al servicio del rey para toda clase de asuntos. Se turnaban por divisiones de mes en mes, todo el año, y cada división constaba de veinticuatro mil hombres.

2Al frente de la primera, la del primer mes, estaba Yasobeán, hijo de Zabdiel, con veinticuatro mil hombres. 3Era descendiente de Fares y jefe de todos los oficiales del primer mes. 4Al mando de la división del mes segundo se encontraba Eleazar, hijo de Doday, el ajojita; el caudillo Miclot formaba parte de ella; tenía veinticuatro mil hombres. 5Jefe de la tercera división, la del mes tercero, era Benayas, hijo del sumo sacerdote Yehoyadá, con veinticuatro mil hombres; 6Benayas era uno de los treinta guerreros y jefe de ellos; su hijo Amizabad pertenecía a esta división. 7Jefe del cuarto, para el mes cuarto, Asael, hermano de Joab, al que sucedió su hijo Zebadías, con veinticuatro mil hombres. 8Jefe del quinto, para el mes quinto, el general Samhut de Zéraj, con veinticuatro mil hombres. 9Jefe del sexto, para el mes sexto, Irá, hijo de Iqués de Tecua, con veinticuatro mil hombres. 10Jefe del séptimo, para el mes séptimo, Jeles, el pelteo, de la tribu de Efraín, con veinticuatro mil hombres. 11Jefe del octavo, para el mes octavo, Sibcay de Jusá, zerajita, con veinticuatro mil hombres. 12Jefe del noveno, para el mes noveno, Abiézer de Anatot, benjaminita, con veinticuatro mil hombres. 13Jefe del décimo, para el mes décimo, Mahray de Netofá, zerajita, con veinticuatro mil hombres. 14Jefe del undécimo, para el mes undécimo, Benayas de Piratón, efraimita, con veinticuatro mil hombres. 15Jefe del duodécimo, para el mes duodécimo, Jelday de Netofá, descendiente de Otniel, con veinticuatro mil hombres.

16Jefes de las tribus de Israel:

De Rubén: Eliezer, hijo de Zicrí. De Simeón: Sefatías, hijo de Maacá. 17De Leví: Jasabías, hijo de Quemuel. De Aarón: Sadoc. 18De Judá: Eliab, hermano de David. De Isacar: Omrí, hijo de Miguel. 19De Zabulón: Yismayas, hijo de Abdías. De Neftalí: Yerimot, hijo de Azriel. 20De Efraín: Oseas, hijo de Uzías. De media tribu de Manasés: Joel, hijo de Fedayas. 21De la otra media tribu de Manasés en Galaad: Yidó, hijo de Zacarías. De Benjamín: Yasiel, hijo de Abner. 22De Dan: Azarel, hijo de Yeroján. Éstos eran los jefes de las tribus de Israel.

23David no hizo el censo de los menores de veinte años, porque el Señor había prometido multiplicar a Israel como las estrellas del cielo. 24Joab, hijo de Seruyá, comenzó el censo –lo que motivó la cólera de Dios contra Israel–, pero no lo terminó, y por eso no figura el número en los Anales del rey David.

25Encargados de la administración:

Del tesoro de la corona: Azmaut, hijo de Adiel. De los silos del campo, pueblos, campamento y de las fronteras: Jonatán, hijo de Uzías. 26De los labradores que cultivaban la tierra: Ezrí, hijo de Quelub. 27De los viñedos: Semeí, de Ramá. De los productos de las viñas y de las bodegas: Zabdí, de Sefán. 28De los olivares y de los sicómoros de la Sefela: Baal-Janán, de Hagguedera. De los depósitos de aceite: Joás. 29Del ganado vacuno que pastaba en Sarón: Sitray, saronita. Del ganado vacuno que pastaba en las vegas: Safat, hijo de Adlay. 30De los camellos: Obil, de Ismael. De las borricas: Yejdías, de Meronot. 31Del ganado menor: Yaziz, de Agar. Todos ellos eran encargados de los bienes que pertenecían al rey David.

32Jonatán, tío de David, hombre inteligente y culto, era consejero; él y Yejiel, hijo de Jacmoní, eran preceptores de los hijos del rey. 33Ajitófel era consejero del rey. Jusay, arquita, era amigo del rey. 34A Ajitófel le sucedieron Yehoyadá, hijo de Benayas, y Abiatar. El general en jefe era Joab.

 

Testamento de David

28 1David reunió en Jerusalén a todas las autoridades de Israel: a los jefes de las tribus y de las divisiones al servicio del rey, a los generales y oficiales, a los administradores de todos los bienes y de la ganadería real, a los cortesanos, a los guerreros y a todos los hombres más capaces. 2El rey David se puso de pie y dijo:

–Hermanos míos, pueblo mío: escúchenme. Yo tenía pensado construir un templo para descanso del arca de la alianza del Señor y como tarima de los pies de nuestro Dios. Realicé los preparativos para la construcción, 3pero Dios me dijo: Tú no edificarás un templo en mi honor porque te has pasado la vida guerreando y has derramado mucha sangre. 4El Señor, Dios de Israel, me había elegido entre toda mi familia para ser rey vitalicio de Israel. En efecto, escogió a Judá como tribu capitana, dentro de Judá a mi familia y entre mis hermanos se fijó en mí para hacerme rey de todo Israel. 5Y entre los muchos hijos que me dio el Señor, eligió a mi hijo Salomón para que ocupe el trono real del Señor en Israel. 6Y me dijo: Tu hijo Salomón será quien edifique mi templo y mis atrios, porque lo he escogido como hijo y seré un padre para él. 7Si se esfuerza por cumplir mis preceptos y decretos, como hace ahora, consolidaré su reino para siempre. 8Por tanto, en presencia de todo Israel, comunidad del Señor, y poniendo por testigo a nuestro Dios, les digo: Observen y estudien todos los preceptos del Señor, su Dios; así poseerán este magnífico país y se lo legarán a sus descendientes para siempre. 9Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre y sírvele de todo corazón, con generosidad de espíritu, que el Señor sondea los corazones y penetra todas las intenciones. Si lo buscas, se dejará encontrar; si lo abandonas, te rechazará definitivamente. 10Mira, el Señor te ha elegido para construir un santuario. Ánimo, manos a la obra.

11David entregó a su hijo Salomón los planos del atrio y del templo, de los almacenes, las habitaciones superiores, las naves interiores y la cámara del propiciatorio. 12También el proyecto que había concebido sobre los atrios del templo y las habitaciones circundantes para el tesoro del templo de Dios, para los dones votivos, 13para las clases sacerdotales y levíticas, para los diversos servicios del culto del templo y para los objetos sagrados del mismo. 14Le indicó la cantidad de oro que debían tener los objetos de oro según sus funciones y la cantidad de plata que debían tener los objetos de plata según las suyas; 15el peso de los candelabros de oro con sus lámparas y el de los de plata con las suyas, según el uso de los diversos candelabros; 16la cantidad de oro de cada una de las mesas de los panes presentados y la de plata de las mesas de plata; 17el oro puro de los tenedores, aspersorios y copas, la cantidad de oro y plata de las tazas respectivas. 18El oro refinado del altar del incienso y el proyecto del carro de los querubines de oro, que cubren con sus alas el arca de la alianza del Señor. 19Todo esto se hallaba en un escrito que el Señor le había consignado, explicando la fabricación del modelo.

20David añadió a su hijo Salomón:

–Ánimo, sé valiente; pon manos a la obra. No te asustes ni te acobardes, que el Señor Dios, mi Dios, está contigo. No te dejará ni te abandonará hasta que hayas terminado todas las obras del servicio del templo. 21Están a tu disposición las clases sacerdotales y levíticas que se encuentran al servicio del templo de Dios, y además de las autoridades y del pueblo, que están plenamente a tus órdenes, también te ayudarán en esta tarea muchos profesionales que se ofrecerán voluntariamente.

 

Ofrendas para el Templo

(Éx 25; 35s)

29 1El rey David dijo luego a toda la comunidad:

–Mi hijo Salomón, al que Dios eligió, es joven e inmaduro; sin embargo, la empresa es enorme, porque no se trata de construir una casa cualquiera, sino un templo al Señor Dios. 2Por eso fui haciendo los preparativos según mi capacidad: oro para los objetos de oro, plata para los de plata, bronce para los de bronce, hierro para los de hierro, madera para el mobiliario, ónice, piedras de engaste, azabache, piedras para mosaicos, toda clase de piedras preciosas y gran cantidad de alabastro. 3Además, por amor al templo de mi Dios, aparte de lo que ya he preparado para el santuario, entrego mis tesoros de oro y plata: 4mil quintales de oro, de oro de Ofir; dos mil cuatrocientos quintales de plata finísima, para recubrir las paredes interiores del templo, 5para los diversos objetos de oro y plata y para los trabajos de los orfebres. ¿Quién quiere hoy ofrecer generosamente al Señor?

6Los jefes de familia, los jefes de las tribus de Israel, los jefes y oficiales y los administradores del rey 7ofrecieron generosamente para la construcción del templo ciento setenta quintales de oro, diez mil dáricos, tres mil cuatrocientos treinta quintales de plata, seis mil ciento setenta y cuatro toneladas de bronce y tres mil cuatrocientas treinta toneladas de hierro. 8Los que tenían piedras preciosas las entregaron a Yejiel, guersonita, para el tesoro del templo. 9El pueblo, lleno de generosidad, se alegraba de ofrecer algo al Señor, y también David sentía gran alegría.

 

Oración de David

10Entonces bendijo al Señor en presencia de toda la comunidad y dijo:

–Bendito seas, Señor, Dios de nuestro padre Israel, desde siempre y para siempre. 11A ti, Señor, la grandeza, el poder, el honor, la majestad y la gloria, porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra. Tuyo el reino y el que está por encima de todos. 12Riqueza y gloria vienen de ti. Todo lo gobiernas. En tus manos están la fuerza y el poder, en tus manos engrandecer y fortalecer a quien quieras. 13Nosotros, Dios nuestro, te damos gracias y alabamos tu nombre glorioso. 14Ni yo ni mi pueblo somos nadie para ofrecerte todo esto, porque todo es tuyo, y te ofrecemos lo que tu mano nos ha dado. 15Ante ti somos emigrantes y extranjeros, igual que nuestros padres. Nuestra vida terrena no es más que una sombra sin esperanza. 16Señor, Dios nuestro, todo lo que hemos preparado para construir un templo a tu santo Nombre viene de tus manos y a ti te pertenece. 17Sé, Dios mío, que sondeas el corazón y amas la sinceridad. Con sincero corazón te ofrezco todo esto, y veo con alegría a tu pueblo aquí reunido ofreciéndote sus dones. 18Señor, Dios de nuestros padres Abrahán, Isaac e Israel, conserva siempre en tu pueblo esta forma de pensar y de sentir, mantén sus corazones fieles a ti. 19Concede a mi hijo Salomón un corazón íntegro para poner en práctica todos tus preceptos, normas y mandatos, y para edificarte este templo que he proyectado.

20David dijo a toda la comunidad:

–Bendigan al Señor, su Dios.

Toda la comunidad bendijo al Señor, Dios de sus padres, y postrándose rindieron homenaje al Señor y al rey.

21Al día siguiente ofrecieron sacrificios y holocaustos al Señor: mil novillos, mil carneros y mil corderos, con sus libaciones, y numerosos sacrificios por todo Israel. 22Festejaron aquel día comiendo y bebiendo en presencia del Señor. Entronizaron por segunda vez a Salomón, hijo de David, y lo ungieron jefe por la gracia de Dios. A Sadoc lo ungieron sacerdote.

 

Muerte de David y reinado de Salomón

23Salomón se sentó en el trono del Señor como sucesor de su padre, David, y tuvo éxito. Todo Israel le prestó obediencia 24y todos los generales, los guerreros y los hijos del rey David prestaron juramento al nuevo rey. 25El Señor engrandeció a Salomón ante todo Israel y le otorgó una majestad regia que no habían conocido los reyes anteriores de Israel.

26David, hijo de Jesé, fue rey de todo Israel. 27Reinó cuarenta años, siete en Hebrón y treinta y tres en Jerusalén. 28Murió en buena vejez, colmado de años, riquezas y gloria. Su hijo Salomón le sucedió en el trono. 29Las gestas de David, de la primera a la última, están escritas en los libros de Samuel, el vidente, en la historia del profeta Natán y en la historia del vidente Gad, 30con todo lo referente a su reinado, a sus batallas y lo que le sucedió a él, a Israel y a todos los reinos vecinos.

 

Historia Cronista. Hacia el año 400 a.C., según muchos indicios, se compuso la obra histórica que abarca los libros de las Crónicas –Anales o Paralipómenos–, Esdras y Nehemías; desde Adán hasta Esdras. ¿Hacía falta volver a escribir la historia? ¿No bastaba añadir a lo ya escrito unos capítulos sobre la vuelta del destierro y la comunidad judía del s. V a.C.? El autor, que conocía la situación de primera mano, juzgó que debía hacerlo.

Para componer su obra recoge gran parte de sus materiales de los libros históricos precedentes, ya sea compilando largas listas genealógicas, ya sea copiando con retoques capítulos enteros. Tan importante como lo que toma de los libros de Samuel y de los Reyes, es lo que excluye: 1. La historia de Saúl y del reino del Norte. 2. Los episodios menos edificantes de sus héroes, David y Salomón. 3. Mucho de la actividad civil, militar y política de ambos. ¿Qué finalidad se propuso al escribir su obra?

 

Novedad de Crónicas. El autor, sencilla y audazmente, quiso ofrecer una nueva lectura de la historia, como si la función primaria de ésta fuera congregarse en el Templo para encontrar al Señor y alabarlo; una visión litúrgica de la historia. La alabanza se complementa con la súplica confiada: en las dificultades, en las batallas, el pueblo tiene que rezar, confiar y esperar; el resto lo hace milagrosamente Dios.

Hacia ese centro histórico, el Templo como lugar del encuentro y de la alabanza, tienden todas las generaciones desde Adán hasta la época del autor.

Para esta empresa cúltica llegó a reinar David; sus guerras se cuentan para justificar que él no pudo edificar el Templo; el episodio del censo infausto se cuenta porque introduce el terreno en que se alzará el Templo. Salomón completa a su padre David en cuanto proyecta, ejecuta y realiza la construcción. Lo que sigue, cuelga de ese centro histórico, sobre todo en forma de sucesivas restauraciones o reformas: Josafat, Joás, Ezequías y Josías. La restauración llevada a cabo por Ciro (cfr. el final del Segundo libro de Crónicas) viene postulada por el dinamismo de la obra.

No es de extrañar que los levitas ocupen una parte privilegiada en el conjunto narrativo; son mencionados unas cien veces en Crónicas, unas sesenta en Esdras y Nehemías frente a las tres de Samuel y Reyes. A la clase levítica pertenecía el reformador Esdras, y algunos profetas citados en la obra ostentan un cierto aire levítico. David, de la tribu de Judá, es el fundador y patrono de la institución levítica; pero el rey no debe usurpar funciones sacerdotales.

La práctica del culto ocupa gran espacio en el libro, es criterio para enjuiciar a muchos reyes, es el puesto adonde se convoca la historia pretérita, en forma de recuerdo, como tema de alabanza.

 

Autor y finalidad. ¿Quién escribe esta extraña historia, haciendo pobre competencia a las ya escritas? Probablemente un personaje con una tarea difícil y urgente, que necesita un documento simple y eficaz para su tarea.

La situación grave sería la de la comunidad judía en la segunda mitad del s. V a.C.; una comunidad dependiente del imperio persa, como grupo tolerado y ligeramente sospechoso, con problemas internos de decadencia religiosa, de disolución entre los habitantes de la zona, amenazada por los vecinos samaritanos, que también se consideraban pueblo escogido y apelaban a Moisés y a su Torá. La personalidad robusta sería un hombre con clara conciencia de la situación, conocimiento de la historia y energía para enfrentarse con los problemas.

Su acción se desarrollaría en dos planos paralelos: reformas concretas y enérgicas y un documento que las justificase –como el Deuteronomio para la reforma de Josías–.

Las genealogías enlazan, reparten, organizan, porque ese pueblo de judíos amenazado por dentro y por fuera está sujeto por fuertes cadenas a la historia universal, con identidad propia que no puede perder, ya que es el resultado de una elección divina. Los pocos y débiles judíos del s. V a.C. son realmente el Israel elegido como centro de la historia universal.

Una historia que se centra en David, porque en él cristaliza la institución y la ley de Moisés, que los samaritanos quisieran poseer en monopolio. Se centra en Jerusalén, verdadero y único centro religioso, frente a las pretensiones de Siquén y el monte Garizín –donde a finales del s. V a.C. los samaritanos construyeron un templo rival–. Se centra en el culto del Templo, porque en él el pueblo siente su unidad ante Dios, en él sucede el encuentro con el Señor. La alabanza infunde optimismo y la plegaria escuchada excita a la confianza, dos cosas que necesitan los judíos para los años venideros.

 

Resultado. ¿Logró el autor lo que intentaba? Sabemos que la comunidad judía continuó sin perder su identidad y supo enfrentarse un siglo más tarde a la onda arrolladora del helenismo y, después, a todos los avatares de una historia de diásporas, persecuciones y holocaustos. No es que la historia Cronista explique por sí solo tal éxito, pero probablemente tuvo su parte al tratar de definir la identidad del pueblo de Israel no en términos políticos, sino en términos de una misión trascendente: escuchar la Palabra de Dios, obedecer su ley y rendirle culto.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Una de las aficiones sobresalientes de este autor son las listas de nombres. Una quinta parte de la obra la constituyen estas listas. Desfilan en ella algunos nombres ilustres, como un friso con mucha historia cargada a las espaldas; otros son personajes secundarios; otros son simples comparsas en términos de acción. Y el autor nos deja sin nombrar los jefes.

¿Por qué semejante afán? Desde luego actúa el deseo de registrar, la fidelidad burocrática de archivar y copiar. Claro que al lector normal no le interesan esas listas por sí mismas, y es lógico que se las salte. Muchos personajes y poca acción. ¿Hay algo más en ese afán? Una cierta afición nobiliaria a los árboles genealógicos: David empalma con Abrahán y Adán, muchos israelitas enlazan con los doce Patriarcas y con su padre, Jacob. El pobre Israel del s. V a.C. tiene una trayectoria de nobleza histórica: desciende de aquellos personajes que interpretaron una historia cuyo protagonista era Dios.

Esa historia es movimiento «de generación en generación»: nada de mitos ni de héroes legendarios, sino hombres de carne y hueso con sus nombres propios –no figuran las mujeres–. Y esa historia es prueba de la fidelidad de Dios, que no ha dejado perderse ni extinguirse a su pueblo, que siempre lo ha acompañado con la bendición patriarcal de la fecundidad, unas veces acreciendo, otras conservando un resto.

Como hay un libro que registra los nombres de los que viven, así este libro conserva el nombre y la memoria de los que vivieron y los transmite a la posteridad.

¿Se trata de nombres históricos o inventa el autor? Hemos de contar con el hecho de recuerdos tenaces en el seno de las familias y con la posibilidad de archivos salvados de la catástrofe. Carecemos de datos objetivos para controlar la validez de las listas. En cuanto a la transmisión escrita, el género se prestaba a las corrupciones, adaptaciones y demás errores de copia y transliteración.

 


1,1–9,44 Genealogías. Los primeros nueve capítulos contienen una lista de genealogías que empezando por Adán llegan hasta David. Son largas series de nombres de personas, pueblos, territorios y ciudades que reflejan la situación histórica del tiempo en que escribe el Cronista. No figuran mujeres. El material utilizado en estos capítulos proviene en parte de textos bíblicos (Gn 5; 10s; 35; Nm 26; 2; Jos 14) y en parte es enriquecido por otras fuentes que desconocemos.

La serie de nombres comienzan con Adán; de éste pasan a Abrahán y de éste a los doce hijos de Jacob-Israel; el centro de la lista lo ocupan por un lado la tribu de Judá, de la que desciende el rey David, y por otro, la tribu sacerdotal de Leví. Las demás tribus, así como Noé, Abrahán y Moisés, pasan a un segundo plano. De esta manera, el Cronista expone el proyecto de Dios sobre la creación y la humanidad: desde el primer ser humano toda la historia converge en David, en el sacerdocio y en un Israel unido en torno a la tribu de Judá. En consecuencia, esta larga serie de nombres se convierte en un mensaje de esperanza: el futuro de Israel está anticipado en su pasado.

Las listas de nombres concluyen con Saúl, preparando de esta manera la historia de David, figura principal del Cronista.

 

1,1–2,2 De Adán a Abrahán – De Abrahán a Israel. Los datos de este capítulo están tomados de Génesis (Gn 5; 10; 25,1-4.12-15; 35s). El Cronista avanza de manera lineal dejando de lado a quienes no quiere recordar. En Noé el tronco se divide en tres ramas que intenta explicar el origen de los pueblos del medio oriente: Jafet (1,5-7) corresponde a los pueblos europeos venidos del mar; Cam (1,8-16) a los pueblos del África incluyendo a los cananeos, filisteos y fenicios; y Sem (1,17-27) a los semitas, pueblo en el que nace Abrahán. La descendencia de Abrahán se divide principalmente en dos ramas: Isaac e Ismael (1,28-34), que a su vez se divide en la de Jacob/Israel (2,1s) y la de Esaú/Edom (1,35-54).

 

2,3–4,23 La tribu de Judá y la casa de David. El texto está divido en tres partes. En el centro contiene una genealogía de la casa de David (3,1-24) enmarcada por dos genealogías de la tribu de Judá (2,3-55 y 4,1-23). De esta manera el Cronista quiere expresar que la dinastía davídica está indisolublemente ligada a la historia de esta tribu (1 Cr 28,4).

 

2,3-55 Hijos de Judá I. El capítulo se centra en los hijos de Judá, cuya línea principal sigue la descendencia de los dos hijos tenidos con Tamar: Fares y Zéraj, poniendo especial atención a los descendientes de Fares de los cuales nacerá David. Aparece discretamente el tema de la retribución inmediata, una constante teológica del Cronista (3).

3,1-24 Casa de David. El capítulo enumera los descendientes de David. Se divide en tres partes: la primera que presenta a los hijos de David (1-9), la segunda a los reyes de Judá (10-16) y la tercera, a los descendientes de David tras el exilio (17-24). Algunos datos están tomados de 2 Sm 3,2-5 y 5,14-16 así como de Esd 8,3.

 

4,1-23: Hijos de Judá II. El Cronista añade complementos a las listas de descendientes de Judá del capítulo 2.

 

4,24–5,26 Simeón y las tribus transjordánicas. Después de Judá son presentadas las tribus de Simeón y de la trasjordania: Rubén, Gad y parte de Manasés, de las cuales resalta su infidelidad a Dios por lo cual fueron deportadas.

 

4,24-43 Descendientes de Simeón. Con respecto a Simeón, desde muy antiguo se le asoció a la tribu de Judá (Jos 15; 19,1-8) por la que será finalmente absorbido en tiempos de David según el Cronista (4,31).

 

5,1-26 Descendientes de Rubén, Gad y Manases. Estas tribus fueron deportadas en 734 a.C. por Tiglat Piléser, pero el Cronista confunde esta deportación con la de Salmanasar (2 Re 17,6). El pecado es descrito con la imagen de la prostitución sagrada con otros dioses. Según la predicación profética, Dios se vale de extranjeros para castigar al pueblo.

 

5,27–6,66 Descendientes de Leví – Ciudades levíticas. El texto se ocupa sobre todo de la descendencia de Quehat, la línea a través de la cual se llega a Aarón y, a partir de él, a los sumos sacerdotes hasta la época del exilio. La lista de los sumos sacerdotes sirve para confirmar la continuidad del servicio sacerdotal de Israel y legitimar el sacerdocio sadoquita (1 Re 2,26s.35). La lista continúa siguiendo a Nm 3,17-20. Luego señala a los descendientes de Leví según las tareas realizadas: cantores, servidores del Templo y sacerdotes. Finalmente presenta una larga lista de poblados levíticos tomada de Gn 31 y Jos 21,5-8. Las ciudades mencionadas se encuentran en el territorio de las demás tribus.

 

7,1–8,40 Las demás tribus. Estos capítulos contienen noticias muy cortas de las demás tribus de Israel: Isacar, Benjamín, Manasés, Efraín y Aser. Casi nos se dice nada de Neftalí, mientras que Dan y Zabulón no aparecen, pues ya no existen en época del Cronista. La reaparición de los benjaminitas en 8,1-32 tiene como objetivo enlazar con Jerusalén (8,28.32) y con el rey Saúl (8,33) protagonista del capítulo 10, del cual encontramos su árbol genealógico (8,33-40).

 

9,1-44. La comunidad de Jerusalén después del destierro. Este capítulo tiene la función de concluir las listas de los capítulos 2–8 y preparar la narración del reinado de Saúl. Tras la vuelta del destierro los habitantes de Jerusalén son repartidos según las siguientes categorías: israelitas (4-9), sacerdotes (10-13), levitas (14-16), los porteros del Templo y cantores (17-34). De esta manera, Jerusalén aparece como una ciudad del culto, una comunidad sacra, reunida en torno al Templo y sus funcionarios. El texto sigue a Neh 11,3-9. Los porteros sobresalen por ser los guardianes del Templo, instruidos para evitar que el Templo fuese profanado.

 

10,1–29,30 El reino de David. Esta sección constituye el centro de la obra del Cronista. Esta dividida en cuatro grandes momentos: el inicio del reinado (10–12), el traslado del Arca a Jerusalén (13–17); las guerras de David (18–20); y la organización interna del reino (21–29). El Cronista se separa con frecuencia de los textos de los libros de Samuel. Unas veces los amplía, otras los modifica y otras veces omite episodios significativos, como el pecado de David y Betsabé (2 Sm 11), el ascenso al trono de David (1 Sm 13-30), o la rebelión de Absalón (2 Sm 13-20). Para el Cronista, David es el rey ideal, cuyo reino es digno de ser imitado por la comunidad del periodo postexílico, organizador del culto, cual segundo Moisés.

 

10–12 Los inicios del reino. Tras la muerte de Saúl a manos de los filisteos, el Cronista relata la entronización de David. Los capítulos 11s constituyen una unidad en torno a la imagen de David como rey de «todo Israel». Todo el material proviene del Segundo libro de Samuel pero retocado por el Cronista para lectores que ya conocen la historia de David, orientándolos hacia una nueva comprensión de la misma historia.

 

10,1-14 Muerte de Saúl. El Cronista sigue a 1 Sm 31,1-13 que narra la batalla de Gelboé, donde muere Saúl. Con la muerte de Saúl a causa de su infidelidad al Señor –que supone conocer 1 Sm 28–, el autor quiere resaltar y dar mayor gloria al reinado de David. Nada se dice de la dimensión humana de Saúl y el papel de Samuel.

 

11,1-47 David, rey de Israel – Conquista de Jerusalén. David aparece como rey de todo Israel. No menciona el reinado precedente de siete años en Hebrón. La idea de fondo del Cronista es presentar un Israel unido y compacto en torno a la figura de David. La conquista de Jerusalén es el episodio inaugural de su reinado: la elección de David va unida entonces a la elección de la capital. La lista de seguidores de David (11,10-47) depende de 2 Sm 23,8-39.

 

12,1-41 Partidarios de David. El capítulo posee dos grandes listas. Una primera de 12,1-23 donde se menciona a las tribus de Benjamín (2-8), Gad (9-16), Benjamín y Judá (17-19) y Manasés (20-22). Y una segunda de 12,24-38 donde se mencionan todas las tribus de Israel. El sentido de estas listas es proclamar a David como «rey de todo Israel» (39). De esta manera el Cronista retoma la idea de unidad, mostrando a Israel ya compacto en torno a David.

 

13–17 Traslado del Arca a Jerusalén. Tomando como base el texto de 2 Sm 6,1-23, el Cronista amplía considerablemente el relato del traslado del Arca a Jerusalén. La narración presenta dos momentos: un primer intento de traslado (13) y el definitivo traslado del Arca a Jerusalén (15–16). Los dos momentos están separados por el relato de la guerra contra los filisteos (14). Finaliza con la profecía de Natán (17). El acento ahora recae sobre el aspecto religioso: el corazón del reino son el Arca, señal de la presencia de Dios, el culto desarrollado en la ciudad y el Templo anunciado por Natán.

 

13,1-14 Primer intento. El relato sigue a 2 Sm 6,2-11. El primer acto oficial de David, después de su coronación, es decidir la traslación del Arca. El nuevo rey celebra consejo, primero con sus oficiales y luego con el pueblo antes de trasladar el Arca. La traslación se convierte en una peregrinación de todo Israel. El episodio de Uzá contrasta con las bendiciones que recibe Obededón: el Arca, expresión visible de la presencia de Dios, merece sumo respeto.

 

14,1-17 David, en Jerusalén – Batalla contra los filisteos. David aparece como una figura muy importante frente a las otras naciones. Mientras la benevolencia de los tirios les acarrea paz y buenos negocios (1-2), la malevolencia de los filisteos les acarrea derrotas (8-17). El Cronista resalta la figura de David como la del rey obediente a Dios (10.14-16), modelo sobre el cual se juzgaran los demás reyes.

 

15,1–16,43 Traslado definitivo – El Arca en la tienda. A partir de los datos de 2 Sm 6,12-16 el Cronista reconstruye toda una liturgia coral, con nombres y ceremonias perfectamente organizadas. El énfasis recae en el papel de los levitas quienes son los encargados de transportar el Arca. Sobresale la importancia del canto y la música, y la atmósfera de alegría y fiesta.

El Cronista construye en 16,8-36 un salmo de alabanza que pone de relieve el papel principal de los levitas: la alabanza a Dios que casi sustituye el culto sacrificial propio de los sacerdotes. En realidad es un poema compuesto por los Sal 105,1-15 (16,8-22), Sal 96,1-13 (16,23-33) y Sal 106,1.47-48 (16,34-36), que alaba al Señor por su obra salvadora.

Después de la inauguración del culto en Jerusalén se menciona el culto en Guibeá (16,39-42) relacionándolo con la Tienda del desierto (Éx 29,38-42; Nm 28,3-8). De esta manera podrá justificarse más adelante la presencia de Salomón en este lugar (2 Cr 1,1-13).

 

17,1-27 Profecía de Natán. Siguiendo a 2 Sm 7, el Cronista quiere resaltar que aunque David quiso construir un templo para el Señor, el Señor no se lo permitió por ser «hombre de guerra» (28,3) y sería su hijo Salomón, «hombre de paz» (22,9), quien lo haría. David será el autor moral del Templo: él adquiere el terreno (capítulo 21), reúne los materiales para la construcción (capítulo 22), organiza el personal (capítulos 22–26); sin embargo será Salomón quien lo construya. Por otra parte, el Cronista quiere resaltar que la construcción del Templo es iniciativa directa de Dios y no del rey (4.11.14).

La plegaria de David de 17,16-27, sirve al Cronista para expresar la humildad de David ante la majestad de Dios y su petición de que sean confirmadas las promesas divinas.

 

18–20 Campañas de David. Estos tres capítulos agrupan en un solo lugar todo el material relativo a las guerras de David. El Cronista resume a 2 Sm 8–21, omitiendo todo lo que pudiera dañar la imagen de un David ideal –asesinato de Amnón, revuelta de Absalón–, y conservando noticias que pudieran resaltar a David como guía militar. De esta manera se va preparando la explicación de que David no construyera el Templo (22,8; 28,3).

 

18,1-17 Victorias de David. Sobre filisteos (1), moabitas (2), sirios (3-8) y edomitas (12s) lo que asegura paz en las fronteras, mientras que hacia su pueblo sobresale la práctica de la justicia y el derecho.

 

19,1–20,3 Guerra contra los amonitas. Victorias de David contra los amonitas y los sirios. El Cronista sigue a 2 Sm 10,1-19.

 

20,4-8 Guerra contra los filisteos. En 20,1 comienza el capítulo diciendo «Al año siguiente». De esta manera, el autor se salta el homicidio y el adulterio de David, la denuncia de Natán, la penitencia y el castigo. En cuanto a las tres guerras filisteas el Cronista sigue a 2 Sm 21,18-22.

 

21–29 Construcción del Templo y organización del reino. Estos capítulos están dedicados a la organización del culto y del clero. El relato del censo depende de 2 Sm 24, mientras que los capítulos 22–29 son propios del Cronista. Se suele pensar que los capítulos 22–27 fueron incluidos posteriormente dado que cortan el ritmo de la narración en 21,30 que posteriormente se vuelve a retomar en 28,1.

 

21,1-30 Censo de Israel. El episodio del censo y de la peste son importantes porque justifican la compra del terreno donde se alzará el nuevo Templo (18). En los dos episodios, a través de un pecado, un castigo y una expiación, se llega a la feliz elección del lugar. Dios queda más remoto, aunque su soberanía domina todo el proceso. El lugar más próximo al hombre lo ocupan el ángel y el personaje nuevo, Satán. Son dos figuras sobrehumanas que se oponen en su actividad, no en confrontación directa sino en un proceso referido al hombre. Este Satán es el espíritu tentador que se insinúa en la mente del hombre (1 Re 22,22; Job 1,6; Zac 3,1s; Sal 36,2). De este personaje procede el mal deseo y proyecto de David, el Señor queda libre de responsabilidad. El otro personaje es un ángel exterminador, como el de Éx 13,23, solo que ejecuta la sentencia divina contra Israel. El rey no debía contar súbditos para gloriarse de su fuerza porque eso sería tentar a Dios.

 

22,1-19 Preparativos para la construcción del Templo. Este texto se compone de tres secciones: los preparativos de David (2-5), el testamento dirigido a salomón (6-16) y el discurso dirigido a los jefes de Israel (17-19). El tema de fondo que une las tres partes es el de la construcción del Templo, tema mencionado 10 veces de manera distinta. Por otra parte, el capítulo pretende explicar por qué David no pudo construir personalmente el Templo a pesar de la grandeza de su reino. La oposición guerra-paz, David-Salomón explican precisamente que el derramamiento de sangre incapacita para construir el Templo y que será Salomón, «hombre de paz», quien construya el Templo.

 

23,1-32 Organización de los levitas. El texto está compuesto en tres partes: una introducción (1-5), una genealogía de las familias levitas (6-23) y por último, las tareas de los levitas (24-32). Al distinguir con precisión la tarea de los levitas respecto a los sacerdotes, el Cronista subraya dos funciones levíticas nuevas: los porteros (28s) y los cantores (30s). El canto es de tal importancia que el versículo 5 atribuye a David incluso la construcción de instrumentos musicales. Con respecto al censo de los levitas no hay problemas, porque no procede de una tentación de Satán, sino que lo exige el servicio del Templo.

 

24,1-31 Organización de los sacerdotes. Los versículos 1-19 están dedicados a los sacerdotes, mientras que los versículos 20-31 constituyen una nueva lista de levitas que no concuerda con 23,6-24. La parte dedicada a los sacerdotes centra su interés en el sistema de división del clero en 24 clases, que el Cronista relaciona con David. En realidad, tal sistema surge después del exilio, con lo que el Cronista busca legitimar las distintas clases de sacerdotes –de Abiatar y el de Sadoc– por medio del recurso a David.

 

25,1-31 Organización de los cantores. Se repite la subdivisión en 24 clases de cantores similar a los sacerdotes. Se presenta a David como fundador del canto litúrgico (1). La actividad de los cantores es descrita como profética (1-3), lo que puede significar que el canto, comparado con la profecía, era considerado como expresión privilegiada del culto y como medio de comprender a través de él la voluntad de Dios.

 

26,1-19 Organización de los porteros. Ésta es la tercera lista de porteros (veáse 9,17-26 y 16,37-43). Los porteros eran los guardianes del recinto sagrado. Tenían que defender los accesos al Templo, incluso dando muerte a los intrusos.

 

26,20-32 Organización de los encargados del tesoro del Templo y jueces. Se mencionan a los levitas encargados de asuntos económicos y administrativos. En cuanto a los levitas jueces se trata de asuntos que la autoridad real confía a los levitas y que caen fuera del servicio cultual. En ninguna otra parte de la Biblia se habla de los jueces como levitas; se trata seguramente de una creación del Cronista.

 

27,1-34 Organización militar y civil. Este capítulo se refiere a la organización militar y civil constituida por los jefes del ejército (1-15), los jefes de tribu (16-22); los administradores de los bienes del rey (25-31), y de los siete consejeros reales (32-34). Su ubicación al final de todas las listas levíticas y sacerdotales, afirma que las funciones civiles están, de algún modo, en un segundo plano a la organización religiosa. La lista de los administradores del rey nos da un buen resumen de la economía agrícola y ganadera de la época y del sistema eficaz de tributación.

 

28,1-21 Testamento de David. Luego de un largo paréntesis se empalma con 23,3. El discurso de David (2-10) se centra en el tema de la construcción del Templo, en función del cual Salomón es elegido por Dios como rey. El Templo es entonces la tarea primordial de Salomón. En los versículos 11-19 se hace mención de la entrega de los planos del Templo por parte de David a Salomón. Según las creencias de la época, es la divinidad misma la que entrega los planos del Templo, que ha de ser imagen del Templo celeste y que sólo Dios puede revelar (Éx 25–30; Ez 40–46); en este sentido, la estructura del Templo es una especie de revelación (12.20).

 

29,1-30 Ofrendas para el Templo – Oración de David – Muerte de David y reinado de Salomón. El capítulo se introduce con el ejemplo de David que promueve una colecta generosa para el Templo (1-9). A continuación, el Cronista introduce la oración de acción de gracias de David (10-20) en la que se muestra una profunda relación personal de Dios con el rey y el pueblo y además resalta que todo es de Dios y todo vuelve a Él, y que nuestro mejor don es la sinceridad (15-17). Con esta plegaria el Cronista quiere cerrar la larga narración del reinado de David, quien murió «en buena vejez, colmado de años, riquezas y gloria» (28), signos de la bendición divina.

La entronización de Salomón (21-25) es presentada como una liturgia y se basa en 1 Re 1s. Con esta entronización el Cronista articula el reinado de David con el de su hijo Salomón.