LAMENTACIONES

 

  1

A   1¡Qué solitaria está la ciudad populosa!

Se ha quedado viuda la primera de las naciones;

la princesa de las provincias, está sometida a trabajos forzados.

B   2Pasa la noche llorando, le corren las lágrimas por las mejillas.

No hay nadie entre sus amigos que la consuele;

todos sus aliados la han traicionado, se han vuelto sus enemigos.

G  3Judá marchó al destierro, humillada y esclava;

hoy habita entre gentiles, sin encontrar reposo;

los que la perseguían le dieron alcance y la cercaron.

D  4Los caminos de Sión están de luto, porque nadie acude a las fiestas;

sus puertas están en ruinas, gimen sus sacerdotes,

sus doncellas están desoladas, y ella misma llena de amargura.

H  5Sus enemigos la han vencido, han triunfado sus adversarios,

porque el Señor la ha castigado por su continua rebeldía;

aun sus niños marcharon al destierro delante del enemigo.

W 6La ciudad de Sión ha perdido toda su hermosura;

sus nobles, como ciervos que no encuentran pasto,

caminaban sin fuerzas, empujados por la espalda.

Z  7Jerusalén recuerda los días tristes y turbulentos,

cuando caía su pueblo en manos enemigas y nadie lo socorría,

y al verla, sus enemigos se reían de su desgracia.

H  8Jerusalén ha pecado gravemente y ha quedado manchada;

los que antes la honraban, la desprecian viéndola desnuda,

y ella entre gemidos se vuelve de espaldas.

T   9Hasta en sus vestidos aparece su impureza, ella no pensó en el futuro.

¡Qué caída tan terrible!: no hay quien la consuele.

Mira, Señor, mi miseria y el triunfo de mi enemigo.

Y  10El enemigo ha echado mano a todos sus tesoros;

ella ha visto a los gentiles entrar en el santuario,

aunque tú habías prohibido que entraran en tu asamblea.

K  11Todo el pueblo, entre gemidos, anda buscando pan;

ofrecían sus tesoros para comer y recobrar las fuerzas.

Mira, Señor, fíjate cómo estoy humillada.

L   12Ustedes, los que pasan por el camino, miren, vean:

¿Hay dolor como mi dolor? ¡Cómo me han maltratado!

El Señor me ha castigado el día del incendio de su ira.

M  13Desde el cielo ha lanzado un fuego

que se me ha metido en los huesos;

ha tendido una red a mis pasos y me ha hecho retroceder,

me ha dejado apenada y sufriendo todo el día.

N  14El Señor hizo un yugo con mis culpas y lo ató con su mano,

me lo echó al cuello y doblegó mis fuerzas,

me ha entregado en unas manos que no me dejan levantarme.

S  15El Señor ha hecho desaparecer a mis capitanes que me defendían;

convocó contra mí una asamblea para destrozar a mis soldados;

el Señor pisó como a uvas en el lagar a la doncella, capital de Judá.

    16Por eso estoy llorando, mis ojos se deshacen en llanto;

no tengo cerca quien me consuele, quien me reanime;

mis hijos están apenados ante la victoria del enemigo.

P  17Sión extiende las manos, pero nadie la consuela.

El Señor mandó a los pueblos vecinos que atacaran a Jacob;

Jerusalén quedó en medio de ellos como basura.

S  18Pero el Señor es justo, porque me rebelé contra su palabra.

Pueblos todos, escuchen y miren mis heridas:

mis doncellas y mis jóvenes han marchado al destierro.

Q  19Llamé a mis amantes, pero me han traicionado.

Mis sacerdotes y ancianos murieron en la ciudad,

mientras buscaban alimento para recobrar las fuerzas.

R  20Mira, Señor, mis angustias y la amargura de mis entrañas.

El corazón se me revuelve dentro de tanta amargura;

en la calle la espada me deja sin hijos; en casa, reina la muerte.

S  21Escuchen cómo gimo, sin nadie que me consuele.

El enemigo se alegró de mi desgracia, que tú mismo ejecutaste;

¡haz que llegue el día anunciado, para que corran la misma suerte que yo!

T   22Lleguen a tu presencia sus maldades y trátalos a ellos

como me trataste a mí, por mis rebeliones:

porque se multiplican mis gemidos y desfallece mi corazón.

 

  2

A   1–¡Ay, el Señor con su enojo ha cubierto de sombras a la capital, Sión!

Desde el cielo arrojó por tierra la gloria de Israel,

y el día de su ira se olvidó del estrado de sus pies.

B   2El Señor destruyó sin compasión todas las moradas de Jacob,

con su indignación demolió las fortalezas de Judá,

derribó por tierra, deshonrados, al rey y a los príncipes.

G  3Encendido en ira quebró el vigor de Israel;

al llegar el enemigo, nos retiró el apoyo,

y prendieron las llamas en Jacob, consumiendo todo alrededor.

D  4Como un enemigo, tendió el arco, afirmó la mano derecha

y dio muerte, enemistado, a los jóvenes más apuestos,

y en las tiendas de Sión derramó como fuego su furor.

H  5El Señor se portó como enemigo, destruyendo a Israel:

derribó todos sus palacios, arrasó sus fortalezas,

y en la capital de Judá multiplicó duelos y lamentos.

W 6Como un ladrón, destruyó la tienda, arrasó el lugar de la asamblea,

el Señor hizo olvidar en Sión sábados y fiestas,

indignado y furioso rechazó al rey y al sacerdote.

Z  7El Señor rechazó su propio altar, dejó de lado su santuario,

entregó en manos enemigas los muros de sus palacios;

y gritaban en el templo del Señor, como en día de fiesta.

H  8El Señor determinó arrasar las murallas de Sión:

tomó las medidas y no retiró la mano que derribaba;

muros y fortificaciones se lamentaban al desmoronarse juntos.

T   9Hundió en la tierra las puertas, rompió los cerrojos.

Rey y príncipes estaban entre los gentiles. No había ley.

Y los profetas ya no recibían visiones del Señor.

Y  10Los ancianos de Sión se sientan en el suelo silenciosos,

se echan polvo en la cabeza y se visten de sayal;

las doncellas de Jerusalén dejan caer hasta el suelo la cabeza.

K  11Se consumen en lágrimas mis ojos, de amargura mis entrañas,

se derrama por tierra mi hiel, por la ruina de la capital de mi pueblo,

muchachos y niños de pecho desfallecen por las calles de la ciudad.

L   12Preguntaban a sus madres: ¿dónde hay pan y vino?,

mientras desfallecían, como los heridos, por las calles de la ciudad,

mientras expiraban en brazos de sus madres.

M  13¿Quién se te iguala, quién se te asemeja, ciudad de Jerusalén?,

¿a quién te compararé, para consolarte, Sión, la doncella?

Inmensa como el mar es tu desgracia: ¿quién podrá sanarte?

M  14Tus profetas te ofrecían visiones falsas y engañosas;

y no te denunciaban tus culpas para cambiar tu suerte,

sino que te anunciaban visiones falsas y seductoras.

S  15Los que van por el camino se frotan las manos al verte,

silban y mueven la cabeza contra la ciudad de Jerusalén:

¿Es ésta la ciudad más hermosa, la alegría de toda la tierra?

P  16Todos tus enemigos se burlaron de ti a carcajadas,

silbaron y rechinaron los dientes diciendo:

La hemos arrasado; éste es el día que esperábamos:

lo hemos conseguido y lo estamos viendo.

    17El Señor ha realizado su designio, ha cumplido la palabra

que había pronunciado hace tiempo: ha destruido sin compasión;

ha encumbrado el poder del adversario,

ha dado al enemigo el gozo de la victoria.

S  18Grita con toda el alma al Señor; laméntate, Sión,

derrama ríos de lágrimas, de día y de noche,

no te concedas reposo, no descansen tus ojos.

Q  19Levántate y grita de noche, al relevo de la guardia,

derrama como agua tu corazón en presencia del Señor,

levanta hacia él las manos, por la vida de tus niños

desfallecidos de hambre en las esquinas.

R  20Mira, Señor, fíjate: ¿a quién has tratado así?

¿Cuándo las mujeres se han comido a sus hijos, a sus hijos tiernos?

¿Cuándo han asesinado en el templo del Señor a sacerdotes y profetas?

S  21En las calles están tendidos por el suelo muchachos y ancianos,

mis jóvenes y mis doncellas cayeron a filo de espada;

el día de tu ira diste muerte, mataste sin compasión.

T   22Convocaste, como para una fiesta, terrores que me cercan:

el día de tu ira nadie pudo salvarse ni escapar.

A los que yo crié y alimenté los aniquiló el enemigo.

 

  3

A   1Yo soy un hombre que ha probado el dolor bajo el látigo de su cólera,

2porque me ha llevado y conducido a las tinieblas y no a la luz;

3todo el día está volviendo su mano contra mí.

B   4Me ha consumido la piel y la carne y me ha roto los huesos;

5en torno mío ha levantado un cerco de veneno y amargura

6y me ha encerrado en las tinieblas, como a los muertos en el pasado.

G  7Me ha tapiado sin salida cargándome de cadenas;

8por más que grito: «Socorro», se hace sordo a mi súplica;

9me ha cerrado el paso con una muralla, y ha entorpecido mis senderos.

D  10Me está acechando como un oso o como un león escondido;

11me ha cerrado el camino para despedazarme y me ha dejado inmóvil;

12tensa el arco y me hace blanco de sus flechas.

H  13Me ha clavado en las entrañas las flechas que llevaba:

14la gente se burla de mí, me dedican refranes burlones todo el día;

15me ha saciado de amargura, me ha dado a beber ajenjo.

W 16Mis dientes rechinan mordiendo piedras, y me revuelco en el polvo;

17me han arrancado la paz, y ni me acuerdo de la dicha;

18me digo: Se me acabaron las fuerzas y mi esperanza en el Señor.

Z  19Fíjate en mi aflicción y en mi amargura, en la hiel que me envenena;

20no hago más que pensar en ello, y estoy abatido.

21Pero hay algo que traigo a la memoria y me da esperanza:

H  22que la misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión;

23antes bien, se renuevan cada mañana: ¡qué grande es tu fidelidad!

24Y me digo: «El Señor es mi herencia», y espero en él.

T   25El Señor es bueno para los que esperan en él y lo buscan;

26es bueno esperar en silencio la salvación del Señor;

27le irá bien al hombre si es dócil desde joven.

Y  28Que se esté solo y callado cuando la desgracia descarga sobre él;

29que se humille hasta besar el suelo, quizá quede esperanza;

30que ofrezca su mejilla al que lo golpea y lo llenen de ofensas.

K  31Porque el Señor no rechaza para siempre;

32aunque aflige, se compadece con gran misericordia,

33porque no goza castigando o apenando a los hombres.

L   34Aplastar bajo los pies a todos los prisioneros de la tierra,

35negar su derecho al pobre, en presencia del Altísimo,

36extorsionar a alguien en un juicio: eso no lo aprueba el Señor.

M  37¿Quién mandó que sucediera algo si no fue el Señor?,

38¿no es el Señor quien dispone que suceda el bien y el mal?,

39¿por qué se ha de quejar de su desgracia el hombre mientras vive?

N  40–Examinemos y revisemos nuestra conducta y volvamos al Señor,

41levantemos con las manos el corazón al Dios del cielo:

42nosotros nos hemos rebelado pecando, y tú no nos has perdonado;

S  43envuelto en tu enojo nos has perseguido y matado sin piedad,

44te has envuelto en nubes para que no te alcancen las plegarias;

45nos has hecho el desprecio y basura de las gentes.

P  46Todos nuestros enemigos se ríen de nosotros;

47nos asaltan terrores y espantos, desgracias y fracasos,

48lloramos arroyos de lágrimas por la ruina de la capital.

    49Mis ojos lloran sin cesar y sin descanso,

50hasta que el Señor desde el cielo se asome y me vea;

51me duelen los ojos de llorar por las jóvenes de la ciudad.

S  52Los que me odian sin razón me han dado caza, como a un pájaro;

53me han echado vivo al pozo y me han arrojado piedras;

54se cierran las aguas sobre mi cabeza, y pienso: Estoy perdido.

Q  55Invoqué tu Nombre, Señor, de lo profundo de la fosa:

56oye mi voz, no cierres el oído a mis gritos de auxilio;

57tú te acercaste cuando te llamé y me dijiste: «No temas».

R  58Te encargaste de defender mi causa y de salvar mi vida,

59has visto que padezco injusticia, juzga mi causa;

60has visto la venganza que traman contra mí;

S  61has oído, Señor, cómo me insultan y traman mi desgracia,

62lo que dicen y piensan contra mí continuamente;

63vigila todos sus movimientos: soy el objeto de sus burlas.

T   64Tú les pagarás, Señor, como merecen sus obras,

65les darás una mente cerrada y los maldecirás;

66los perseguirás con ira hasta aniquilarlos bajo el cielo, Señor.

 

  4

A   1Se ha vuelto pálido el oro, el oro más puro,

las piedras sagradas están tiradas en todas las esquinas;

B   2los nobles vecinos de Sión, que valían su peso en oro,

son tratados como cacharros de barro, labor de alfarero.

G  3Hasta los chacales dan las ubres para amamantar sus crías;

en cambio, la capital fue despiadada como el avestruz del desierto.

D  4De pura sed, a las criaturas se les pega la lengua al paladar;

los niños piden pan y nadie se lo da;

H  5los que comían manjares exquisitos, desfallecen en la calle;

los que se criaron entre púrpura, se revuelcan en la basura.

W 6La culpa de la capital era más grave que el pecado de Sodoma,

que fue arrasada en un momento sin manos humanas.

Z  7Sus nobles eran más limpios que la nieve,

más blancos que la leche;

eran más rojos que corales, con venas como zafiros,

H  8ahora están más negros que hollín, no se les reconoce en la calle,

sobre los huesos se les arruga la piel, reseca como leña.

T   9¡Más dichosos los que murieron a espada que los muertos de hambre!

Aquéllos, apuñalados, se desangraron;

éstos, por falta de alimento.

Y   10Las manos de mujeres delicadas cuecen a sus propios hijos

y se los comen mientras se derrumba la capital de mi pueblo.

K  11El Señor sació su cólera y derramó el incendio de su ira,

prendió un fuego en Sión que devora hasta los cimientos.

L   12No creían los reyes del mundo ni los habitantes del orbe

que el enemigo lograría entrar por las puertas de Jerusalén.

M  13Por los pecados de sus profetas y los crímenes de sus sacerdotes,

que derramaron en medio de ella sangre inocente.

N  14Vagaban como ciegos por las calles, manchados de sangre:

nadie podía tocar sus vestidos.

S  15¡Apártense –gritaban–, estoy impuro; apártense, no me toquen!

Iban como prófugos o fugitivos que ya no reciben asilo.

P  16El Señor mismo los ha dispersado y ya no se ocupa de ellos:

no hay respeto para los sacerdotes,

no hay compasión para los ancianos.

    17Nuestros ojos se consumen esperando socorro en vano:

aguardamos vigilantes a un pueblo impotente.

S  18No podíamos andar por la calle, porque vigilaban nuestros pasos;

se acercaba nuestro fin, el término de nuestros días.

Q  19Los que nos perseguían eran más veloces que las águilas del cielo,

nos acosaban por los montes y nos vigilaban en el desierto.

R  20Al ungido del Señor, al que era nuestro aliento,

lo cazaron en una trampa,

a aquél de quien decíamos: «A su sombra

viviremos entre los pueblos».

S  21¡Goza y disfruta, capital de Edom, princesa de Us,

que tú también tendrás que beber la copa:

te embriagarás y te desnudarás!

T   22Está cumplida tu condena, Sión, no seguirás en el destierro;

examinarán tu culpa, capital de Edom, y aparecerá tu pecado.

 

  5

1Recuerda, Señor, lo que nos ha pasado;

mira y fíjate en nuestras afrentas.

2Nuestra herencia ha pasado a los bárbaros;

nuestras casas, a extranjeros;

3hemos quedado huérfanos de padre

y nuestras madres han quedado viudas.

4Tenemos que comprar el agua que bebemos

y pagar la leña que nos llevamos.

5Nos empujan con un yugo al cuello,

nos fatigan sin darnos descanso.

6Hemos pactado con Egipto y Asiria

para saciarnos de pan.

7Nuestros padres pecaron, y ya no viven,

y nosotros cargamos con sus culpas.

8Unos esclavos nos han sometido

y nadie nos libra de su poder.

9Arriesgamos la vida por el pan,

porque la espada amenaza en descampado.

10Nuestra piel quema como un horno,

torturada por el hambre.

11Violaron a las mujeres en Sión

y a las doncellas en los pueblos de Judá;

12con sus manos colgaron a los príncipes,

sin respetar a los ancianos;

13forzaron a los jóvenes a mover el molino,

y los muchachos sucumbían bajo cargas de leña.

14Los ancianos ya no se sientan a la puerta,

los jóvenes ya no cantan;

15ha cesado el gozo del corazón,

las danzas se han vuelto duelo;

16se nos ha caído la corona de la cabeza:

¡ay de nosotros, que hemos pecado!

17Por eso está enfermo nuestro corazón

y se nos nublan los ojos,

18porque el monte Sión está desolado

y los zorros se pasean por él.

19Pero tú, Señor, eres rey por siempre,

tu trono dura de edad en edad.

20¿Por qué te olvidas siempre de nosotros

y nos tienes abandonados por tanto tiempo?

21Señor, haznos volver hacia ti y volveremos,

renueva los tiempos pasados,

22¿o es que ya nos has rechazado,

que tu enojo no tiene medida?

 

 

Autor y época. El año 586 a.C. sucede lo que parecía imposible: la ciudad inexpugnable y el Templo inviolable desde el que irradiaba la protección de Dios (Sal 46,6s; Sal 48,4-9; Sal 72,2-4) han caído en manos de los enemigos. Jeremías fue el único que vio venir la catástrofe, la anunció y por ello pagó con la cárcel. Ahora, los hechos le han dado la razón. Se trata del segundo asedio, con sus consecuencias de hambre, sed, matanzas, incendios, saqueos, y después, el destierro forzado.

Estos acontecimientos que dan pie a las Lamentaciones se narran en el Segundo libro de los Reyes y en Jeremías 39 y 52, y se transforman en una visión en Ezequiel (Ez 9). «Lamentaciones» o «Trenos de Jeremías» es el título tradicional de estas de cinco elegías o cantos fúnebres  por la caída de Jerusalén.

La atribución del escrito a Je­remías –de donde procede nuestro vocablo «jeremiada»– sirve para dar autoridad a la obra, pero no pa­rece probable que sea él el autor. Uno o varios poetas anónimos hacen del suceso el tema de sus canciones. Se diría que han vivido los acontecimientos y que escriben después de la catástrofe. Puede ser que estos cantos se ha­yan recitado o cantado en celebraciones comunitarias de duelo por la ciudad.

 

Género literario. La elegía permite gran libertad de desarrollo: puede hablar un cantor y responder el coro de los que asisten; puede tomar la palabra el personaje protagonista, Jerusalén, hablando de sus sentimientos y experiencias. A través del cantor o de Jeru­salén podemos escuchar también voces enemigas o de espectadores externos. Cabe la descripción de rasgos sueltos, la transposición imaginativa, los lamentos, las súplicas, las preguntas desconcertadas, la exhortación; todo ello suministra riqueza y variedad de ma­teriales.

 

Mensaje de las Lamentaciones. Es tiempo de duelo para Israel por la ciudad amada, Jerusalén; por el Templo, bello como novia y como esposa (Ez 24,21). Es también tiempo de quejas por el dolor de los inocentes (2,12). ¿Queja de quién? ¿Del enemigo que se excede o de Dios que lo dispone o permite? (3,37). El poeta de la tercera elegía reprime la queja para ahondar en la reflexión (3,40). El abismo del dolor llama al abismo del pecado con voz de elegía, y el abismo del pecado confesado llama al abismo de la misericordia (3,21s). En estos cantos de dolor alienta la esperanza, brilla un rescoldo viejo que el poeta invoca mesurado (5,21).

Las Lamentaciones, por la grandeza del dolor (2,13) y por la intensidad de su expresión, nos conducen hasta ese límite de nuestra experiencia humana en que nos sentimos pequeños frente a la grandeza del sufrimiento, lo inmenso de la crueldad humana y la amenaza del odio en nosotros. Desde lo hondo del llanto levantamos los ojos y el corazón (3,41) buscando algo más grande que el dolor y el odio: 5,19; 3,23; 3,32.

 

 

 

 

1,1-22 Primera lamentación. En esta primera lamentación todo gira en torno al sentimiento de dolor que ha provocado la caída de Jerusalén. Primero es el poeta quien habla en tercera persona (1-11); luego Jerusalén, bajo la forma de una viuda solitaria y despojada, entona su canto de dolor en primera persona (12-22), imagen frecuente en el Antiguo Testamento para hablar de la re­lación de Dios con su pueblo (Os 2,4.7).

El autor da a su poema un tono de uniforme y mo­nótono lamento, como quien tiene grabado en su mente no sólo el horror que está contemplado sino también la causa que lo ha provocado: los pecados de la ciudad han desencadenado el castigo de Dios a manos de los enemigos de su pueblo.

Ha llegado «el día del Señor», el anunciado «día del incendio de su ira» contra los pecados del pueblo, pero también de exterminio contra las naciones, expresión que cristalizará posteriormente en el día del juicio final (cfr. Am 5,18; Jl 3,4).

 

2,1-22 Segunda lamentación. La presentación de esta segunda lamentación es semejante a la primera: cada estrofa comienza por una de las letras hebreas. El contexto, sin embargo, ha cambiado; parece ser que el Templo de Jerusalén ha sido ya destruido por los babilonios (587 a.C.). El autor, hablando esta vez en primera persona, contempla la situación con ojos de profeta. Si bien describe el dolor presente en que está sumido el pueblo (10-16) como lo hace en la primera lamentación, su mirada apunta ya claramente al futuro.

El tema de la justicia de Dios domina todo el capítulo. Si su justicia puede causar la muerte, ciertamente puede devolver la vida (cfr. Sal 31,6; Lc 23,46). El mismo Señor que permitió el desastre (1-9), es el único salvador (17-22) que puede liberar, de nuevo, a su pueblo.

 

3,1-66 Tercera lamentación. La tercera lamentación es un acróstico perfecto, pues si en las anteriores cada estrofa comenzaba por una de las letras del alfabeto hebreo, aquí además, cada letra se repite en las tres líneas de cada versículo –en toda la Biblia esto sólo ocurre otra vez, en Sal 119–. La composición puede estructurarse del siguiente modo: la experiencia individual del dolor (1-20), esperanza en la misericordia de Dios (21-39) y súplica individual y colectiva (40-66). El tema central de la tercera lamentación sigue siendo el mismo: Dios es quien castiga con justicia los pecados, pero también es el único que puede salvar.

El hecho de que esta lamentación esté redactada casi toda ella en primera persona del singular ha multiplicado las opiniones de los investigadores al respecto: ¿Ha­bla el profeta Jeremías? ¿Sión personificada? ¿El rey Joa­quín o Sedecías? Sea quien sea, es la persona concreta quien mejor y más profundamente expresa el dolor y la súplica, el reconocimiento de sus pecados y su esperanza en la misericordia divina, su propio ser y su pertenen­cia a un pueblo.

 

4,1-22 Cuarta lamentación. La forma de esta cuarta lamentación es similar a la de las precedentes, aunque cada uno de los versos tiene sólo dos líneas. El contenido contrasta, en cierto modo, con el de los anteriores, pues aunque el punto de vista es el mismo –el poeta re­fiere los horrores como si los sufriera personalmente–, se presta menos atención a la causa de la catástrofe y se termina, cosa que no ocurre anteriormente, con una im­precación contra Edom y una bendición a Sión.

El final irónico y amenazador de esta cuarta lamentación puede provocar cierto escándalo en el creyente de hoy. ¿Qué decir de estos sentimientos de venganza? Aun­que esta reacción sea comprensible, tanto en el caso de nuestro poeta como en nuestras reacciones ante la opresión y la injusticia que tantos y tantas sufren hoy día, este texto bíblico nos ayuda a comprender que el dolor tiene también una dimensión violenta de la que es necesario apartarse. Así nos lo enseñó Jesús.

 

5,1-22 Quinta lamentación. La quinta y última la­men­tación es la composición que más se desgaja del gru­po de las anteriores. Para algunos investigadores refleja la situación en la que quedó Israel tras la invasión babilóni­ca (587 a.C.); es decir, sería posterior a las demás –algunas Biblias antiguas la titulan «Oración de Jeremías»–.

Estamos ante un típico ejemplo del género literario de­nominado «plegaria» –como Sal 44; 60; 74; 79; 80; 83–, con sus habituales características: uso del «noso­tros», descripción del desastre e invocación a Dios. Se puede dividir en tres partes: situación de los super­vi­vien­­tes (1-18), invocación confiada a Dios (19-21) y la­men­to final (22).

¿Qué hacer cuando nos sale al encuentro el sufrimiento y la desgracia? A la reacción espontánea de culpar a Dios, de alejarnos de Él en un gesto de despecho y desencanto, esta lamentación nos enseña otro camino, el de la plegaria y la oración. Es el momento de descubrir el sentido misterioso del dolor, el rostro del Dios verdadero, capaz de transformar nuestra desolación en ca­mino de solidaridad y de esperanza.